Aguirre desempolva la idea del copago de fármacos en función de los ingresos

Hay personas mayores de 65 años con recursos suficientes mientras que otras jóvenes no los tienen, aduceRubalcaba pide a Mariano Rajoy que suelte «lo que tiene en la cabeza», dando por hecho que firma la medida

MADRID Actualizado:

De nuevo el revuelo con Esperanza Aguirre, la presidenta de la Comunidad de Madrid. «Decía a micrófono cerrado que la gratuidad de medicamentos no puede ser en función de la edad sino en función de la renta, y como eso muchísimas cosas». La frase la pronunció ayer en una entrevista con la cadena Cope. Para darle más colorido y cierta carga irónica a su propuesta, añadió: «Si hay unas leyes que obligan a pagar los medicamentos a don Emilio Botín, pues los tendremos que seguir pagando». Aguirre señaló que hay personas mayores de 65 años con recursos suficientes para costear los medicamentos que puedan necesitar, mientras que otras jóvenes pueden no contar con ingresos suficientes. También se mostró partidaria de eliminar las subvenciones del Estado a partidos políticos y sindicatos.

Las reacciones no tardaron mucho en llegar. El candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, exigió al candidato del Partido Popular, Mariano Rajoy, que suelte «lo que tiene en la cabeza». Con sus palabras: «Si explica su programa veremos el copago que ha metido por la puerta de atrás Feijóo —el presidente gallego— o lo que ha sugerido la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, quien ha asegurado que los pensionistas deberán pagar algo por sus medicinas». Pérez Rubalcaba, por el contrario, piensa que hay «opciones políticas distintas».

Blanco, a la carga

El ministro de Fomento y portavoz del Gobierno, José Blanco, desde Lugo, también criticó que el líder de los populares y la presidenta de la Comunidad de Madrid ya no descarten la fórmula de «copago». Según Blanco, «no es verdad que no se puedan pagar la sanidad pública, las pensiones y las ayudas de la dependencia».

Pero no fue Rajoy el que les contestó, sino Alberto Ruiz-Gallardón, el alcalde de Madrid y número cuatro de las listas del PP al Congreso de los Diputados. «Rajoy dice claramente que la sanidad se financiará con cargo a los impuestos, a los presupuestos generales del Estado, y no con cargo a un copago por parte del usuario. Es un compromiso que dura cuatro años». Sobre las palabras de Esperanza Aguirre, en concreto, Ruiz-Gallardón sostuvo que el discurso de su compañera era «rotundo», ya que «cuando dice “en función de las rentas” significa que nadie que tenga un nivel de renta bajo jamás tendría que soportar aquello que sí podrían sufragar quienes tienen una renta alta. Y no pienso en los medicamentos, pero sí en otros servicios», matizó. «Las medidas que son lineales para todos son injustas», como la subida del IVA aprobada por el Gobierno socialista: «Cobrar por igual a todos, al que está desempleado y al que tiene rentas muy altas, me parece muy injusto», subrayó.

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Publica publicó un comunicado en el que aseguraba que la propuesta de Aguirre «precisa unos gastos de gestión muy probablemente superiores a los potenciales ingresos».

En realidad, la idea del copago por medicamento no es nueva y ha sido bien vista por políticos de todo signo, aunque impopular para muchos. Está, por ejemplo, el famoso informe del ex ministro Abril Martorell, presentado en 1991 con Felipe González como presidente. En él se destacaba que las propuestas de mejoras no debían afectar «al núcleo básico de equidad y solidaridad», la «médula del Sistema Nacional de Salud». Pero eso era compatible, entre otras 64 medidas, con la regla general de la participación en el coste de los fármacos, exceptuando determinados grupos.