Oikeutta eläimille

Zorros hacinados y sobrealimentados para producir más piel en Finlandia

Animalistas cuelgan vídeos donde se ve el miedo con el que reaccionan al ruido y la dificultad con la que se mueven en pequeñas jaulas, además de sufrir problemas de visión

BerlínActualizado:

Los animalistas finlandeses de Oikeutta eläimille («Justicia Animal») lo llevan días denunciando: la crianza de zorros en cautiverio en cinco granjas de peletería en la región costera de Finlandia –el principal productor de pieles de zorro del mundo– en la que los animales son sobrealimentados con el fin de que obtengan mayor grasa corporal y por ende más piel para la venta a fábricas o al mercado negro. Las granjas desde donde provienen las imágenes con las que denuncian el caso los animalistas de Oikeutta eläimille se encuentra en Ostrobotnia, en la parte central del litoral del país. Aquí los zorros alcanzan a pesar más de cinco veces su peso normal.

Son los llamados por la prensa «zorros monstruo»: «Más piel significa más dinero para el granjero. Los animales pagan el precio con sufrimiento», comenta Kristo Muurimaa (Oikeutta eläimille). También Claire Bass de la británica Humane Society International ha denunciado que «las criaturas viven en condiciones deplorables y consumen cantidades de alimentos desproporcionadas a su naturaleza». Los vídeos que han sido colgados en el portal de los animalistas puede además verse el miedo con el que reaccionan al ruido y la dificultad con la que se mueven hacinados en pequeñas jaulas, además de tener problemas de visión.

Críticas a las grandes marcas y distribuidoras

Según Oikeutta eläimille, las pieles son comercializadas en algunos países de Europa en subastas en las que se oculta su procedencia o las condiciones de crianza de estos zorros que pueden llegar a pesar hasta 19 kilos, mientras que una hembra, por ejemplo, debe pesar en promedio 3,5 kilos. Los animalistas denuncian que estas pieles son comercializadas por empresas como Saga Furs, una distribuidora que vende pieles a grandes casas de moda como Louis Vuitton y Michael Kors que requieren entre 10 y 20 zorros para un abrigo, además de usar las pieles para sombreros, carteras o complementos.

El tratamiento iría en contra de las leyes finlandesas, que prohíben mantener a especies en cautiverio en condiciones crueles o inhumanas. A pesar de ello: no es la primera vez que se conoce una situación de este tipo, ya en 2011 animalistas finlandeses destaparon el maltrato a zorros criados en pequeñas jaulas en granjas de peletería del país: «Es una prueba, si es que se necesitan más pruebas, de que la industria de pieles solo se preocupa del lucro y (...) subrayan una vez más la necesidad de darle la espalda a la piel para siempre», ha comentado Bass.

Escandinavia tiene tradición de peletería, de hecho la mayor industria peletera de visones –con un 35 % de la producción mundial– se encuentra en Dinamarca. Las mayores granjas dedicadas a la cría de animales para el aprovechamiento de sus pieles son –además de Dinamarca y Finlandia– los Países Bajos y Noruega. La demanda de pieles decayó en los 80 y 90 pero se ha reactivado desde 2000 gracias sobretodo a la demanda china y rusa.