ganado

El virus de Schmallenberg llega a España

Andalucía confirma la presencia de la infección en una explotación de ganado en Córdoba

madrid Actualizado:

El pasado 6 de marzo un hallazgo, nunca antes visto en España, llamó la atención de las personas responsables del cuidado del ganado ovino y caprino en la comarca de Hinojosa del Duque, en la provincia de Córdoba. Ese día una oveja abortó a un cordero que sufría una malformación congénita.

Tras el descubrimiento, los servicios veterinarios de la Junta de Andalucía contactaron con el Ministerio de Agricultura para alertar del caso y establecer si se trataba de la presencia del virus de Schmallenberg, el cual afecta a las cabañas bovina y ovina durante el momento de la gestación. Los resultados de los análisis fueron positivos. Esta infección preocupa debido a la expansión que tuvo por Europa, luego de ser descubierta en el verano pasado en Alemania. El virus también ha infectado a decenas de ganados en Holanda, Bélgica y Reino Unido.

El caso registrado es el primero confirmado en España. Para corroborar la presencia de esta enfermedad se procedió a la toma de muestras y necropsia del animal nacido muerto, estas fueran trasladas al Laboratorio Central de Veterinaria (LCV) que remitió los resultados el 12 de marzo.

El Ministerio de Agricultura informó que se trata de una enfermedad que «conforme a los datos disponibles no parece tener repercusión económica directa importante en la explotación, dado que los animales adultos infectados se recuperan rápidamente. Sin embargo la enfermedad sí que puede genera problemas para el sector por las posibles repercusiones que pueda tener para el comercio exterior de animales vivos y de sus productos». El Ministerio aseguró que se trabaja para minimizar las potenciales repercusiones.

Es difícil evitar la transmisión

José Miguel Sánchez, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid y director del Laboratorio de Referencia de la Organización Mundial de Sanidad Animal, explica que la transmisión se produce mediante la picadura de un mosquito. El experto advierte que evitar el contagio es difícil. «Se pueden colocar mallas mosquiteras pero no hay mayor cosa que hacer», explicó.

También dijo que el cuadro clínico es casi imperceptible y que la afección en animales adultos es temporal e inofensiva. Aseguró que afecta solo entre el 1,8 y 2% de las crías cuyas madres fueron contagiadas durante el periodo de gestación. Sánchez indicó que el caso reportado en Córdoba era de un contagio de hace por lo menos 150 días.

«No hay ningún tratamiento eficaz, detectar el contagio es difícil canónicamente, se podría hacer con técnicas moleculares, pero como no hay un cuadro de sintomatología es imposible saber a que animal seleccionar», concluyó. La enfermedad produce lesiones articulares y malformaciones en en las crías afectadas por lo que estas no logran sobrevivir.