La «Virgen de Tierra Santa»

POR JESÚS BASTANTEMADRID. «Resulta raro, pero a la vez interesante. Personalmente, yo soy devota de la Virgen del Rocío, y siempre he querido visitar los lugares donde murió Cristo». Vanesa es una

POR JESÚS BASTANTE. MADRID
Actualizado:

«Resulta raro, pero a la vez interesante. Personalmente, yo soy devota de la Virgen del Rocío, y siempre he querido visitar los lugares donde murió Cristo». Vanesa es una joven onubense, que cada año realiza el camino a la aldea de El Rocío para encontrarse con su «Blanca Paloma». Siempre lleva a su lado un escapulario con su imagen.

Y es que la devoción a la Virgen María, en sus distintas advocaciones, está enraizada en el corazón de millones de españoles. Ahora, una empresa israelí especializada en la elaboración y venta de recuerdos de Tierra Santa ha lanzado una, cuando menos, curiosa iniciativa: reproducir imágenes, con «denominación de origen», de las principales vírgenes de nuestro país, con incrustaciones de piedras y tierra de Belén, Jerusalén y Judea, y agua del río Jordán.

Todas las vírgenes de España

Todo ello «elaborado a mano por familias cristianas» y parte de cuyos beneficios son destinados a la conservación de los Santos Lugares, según explicó a ABC Israel Rabinowicz, responsable de la empresa, líder del sector. «Es imposible encontrar una familia cristiana que no tenga en su hogar alguna imagen de la Virgen», recalca.

Entre los primeros productos que se comercializarán, a mayoristas de nuestro país, se encuentran las imágenes de La Almudena, la Virgen del Rocío, Nuestra Señora del Pilar, la Virgen del Carmen, Montserrat, la Bien Aparecida, Nuestra Señora de Aránzazu, la Esperanza Macarena, la Virgen de los Desamparados y la Santina de Covadonga.

En cuanto a la elaboración, los nuevos productos son de todo tipo y condición: estampas, colgantes en madera de olivo, cruces, escapularios, rosarios... todas ellas están decoradas con piedras de diversos colores y significados, cada uno de diferentes zonas de Tierra Santa y con los correspondientes certificados de autenticidad y origen.

Del mismo modo, se incluyen incrustaciones de tierra de los Santos Lugares y agua del río Jordán, donde Jesús fuera bautizado. En algunos casos, además, se incluyen fotografías de la basílica de la Natividad, en Belén, o ruegos para que Dios bendiga «con paz, salud y riqueza» el hogar de quien adquiera este producto.

Aunque la comercialización de las imágenes religiosas es criticada por muchas voces que, al estilo de Jesús con los mercaderes, advierten que «no podemos convertir el Cristianismo en una fe basada en el folclore o los milagros», lo cierto es que la devoción por la Madre de Dios es, sin duda, mayoritaria en un país como el nuestro, pese a las crecientes embestidas laicistas.

Turismo religioso

En todo caso, resulta inequívoco cómo, en los últimos tiempos, el «turismo religioso» hacia Roma, Jerusalén, Santiago o los distintos santuarios marianos -como Lourdes, Fátima o Guadalupe-, está gozando de fuerte popularidad.

Hasta el extremo de que la propia Santa Sede ha comenzado a colaborar con una línea aérea de bajo coste para los fieles que quieran alcanzar la meta de su peregrinaje por métodos distintos a los tradicionales. El objeto: «mantener el espíritu religioso» de estos viajes.