El guardia civil tenía expresamente prohibido obtener un pasaporte nuevo EFE

La víctima de La Manada insiste en que Antonio Guerrero rompió las medidas cautelares

Sus abogados se unen al Ayuntamiento de Pamplona al recurrir la libertad del guardia civil

Sentencia de La Manada, condenados a 15 años por violación

La sentencia de La Manada en directo

Pablo Ojer / Pamplona
Actualizado:

Antonio Manuel Guerrero, el guardia civil de La Manada, tenía expresamente prohibido obtener un pasaporte nuevo, igual que el resto de sus compañeros de grupo de fechorías. Con esta premisa, la acusación particular del caso de La Manada, es decir, los abogados que defienden a la víctima, ha recurrido esta mañana la decisión de la Audiencia de Navarra de permitir que Guerrero siga en libertad después de que el pasado 25 de junio acudiese a la oficina de obtención de pasaporte y DNI de Sevilla para interesarse por su situación, dado que había perdido el suyo.

El guardia civil aseguró que había acudido a esta oficina para preguntar si tenía que renovarlo para entregarlo en los juzgados, uno de los requerimientos del auto del 22 de junio por el que decretaba su libertad condicional. Sin embargo, los abogados de la acusación particular consideran que se trató de un intento de obtener un nuevo pasaporte, algo que está expresamente prohibido en el mismo auto. Por eso, se han unido a una de las acusaciones populares, la del Ayuntamiento de Pamplona, para recurrir la decisión de mantenerlo en libertad, conocida el 24 de julio.

La decisión sobre este nuevo recurso la tendrá que tomar la Sala Segunda de la Audiencia de Navarra, la misma que decidió mantener la libertad de Guerrero. Uno de los tres jueces que conforman esta sala, su presidente José Francisco Cobo, ya emitió un voto particular en el que defendía que Guerrero había vulnerado una de las medidas cautelares por lo que pedía su reingreso en prisión. Coincide en la misma postura que los recursos presentados. Ahora habrá que ver si alguno de los otros dos jueces, Ricardo González o Raquel Fernandino, cambian de postura y su suman a la opinión de que el guardia civil debe regresar a la cárcel de Alcalá Meco.