Las pastillas serán distribuidas gratuitamente en Montereau
Las pastillas serán distribuidas gratuitamente en Montereau - ABC

Viagra gratis para combatir la despoblación

El alcalde de Montereau, una localidad francesa de 600 habitantes, quiere contrarrestar los efectos del envejecimiento y la emigración con esta insólita iniciativa

Actualizado:

El alcalde de una pequeña localidad de 600 habitantes, en el centro de Francia, amenazada por el envejecimiento, la despoblación y la desaparición de la escuela y la guardería, cree haber encontrado la solución para devolver el «dinamismo» a sus paisanos: regalar pastillas de Viagra con el fin de «estimular» el renacimiento de su pueblo, Montereau, en el departamento del Loiret.

Como millares de otros pequeños y muy pequeños pueblos de Francia (35.000 alcaldías, con 67 millones de habitantes), Montereau es víctima de varios procesos bien conocidos por sociólogos. La población ha envejecido y emigrado. Con menos habitantes y unos recursos financieros muy modestos, el pueblo parece condenado a la decadencia. La escuela corre el riesgo de cerrar, falta de alumnos y recursos. La guardería está cerrada. El pueblo ha dejado de ser atractivo para los pocos jóvenes que todavía no han emigrado.

Elegido alcalde el 2001, en una lista de derecha independiente, Jean Debouzy, ha decidido combatir tales problemas, de inmenso calado, tomando una decisión «revolucionaria»: se propone regalar pastillas de Viagra a todos sus paisanos, invitándolos a ser felices y procrear para salvar el pueblo y evitar los estragos del invierno demográfico.

Debouzy estima que el Viagra, recetado por varios médicos amigos, será un arma estratégica «práctica y eficaz». Y ha comenzado por dar la noticia a sus paisanos con un decreto municipal redactado en estos términos: «El alcalde es favorable a la distribución de pequeñas pastillas azules, muy eficaces. Las pastillas serán distribuidas gratuitamente a todas las parejas de 18 a 40 años, con el fin de estimular su dinamismo y dar todas las oportunidades de concepción a nuevos padres, contribuyendo a preservar el futuro de nuestras escuela y guardería».

Todo el mundo ha comprendido, sin dificultad, que las «pequeñas pastillas azules» son el Viagra, «medicamento que estimula la erección del pene y favorece la actividad sexual», concebido originalmente para combatir los problemas de la «disfunción eréctil» masculina.

El alcalde de Montereau afirma haber llegado a tal decisión, tras un largo proceso de crisis y conflicto soterrado con el ministerio de la Educación nacional, aparentemente decidido a cerrar algunas de las clases de la escuela de Montereau, que no llegan a tener el número de alumnos necesarios para justificar la presencia de un profesor.

Si el ministerio de Educación decide cerrar una o varias clases de la escuela de Montereau, los alumnos se verían forzados a intentar estudiar en otro pueblo, con el consiguiente gasto y trastornos. A juicio del alcalde, la próxima distribución de Viagra, entre todos los habitantes de Montereau, debiera lanzar una «nueva dinámica» para el pueblo. «Gracias al Viagra, sentencia Jean Debouzy, Montereau volverá a ser un pueblo joven y competitivo, digno de envidia, más allá de nuestra región, bien necesitada de estímulos de todo tipo».