Accidente en la autopista en una imagen de archivo
Accidente en la autopista en una imagen de archivo - Joaquín Pañeda

El verano de 2019 alcanza el mínimo histórico en muertes en carretera

En total 220 personas han perdido la vida en julio y agosto. El 19% de las víctimas que viajaban en un turismo o furgoneta no utilizaba el cinturón de seguridad

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Durante los meses de julio y agosto han fallecido en las carreteras españolas 220 personas. La cifra supone un descenso del 15% respecto al mismo periodo de 2018, 40 víctimas mortales menos. El verano de 2019 se iguala con el mínimo histórico de la época estival de 2014, en el que también se registraron 220 fallecidos con 12,6 millones de desplazamientos menos.

Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior en funciones, ha afirmado en la presentación de las cifras que «los datos de fallecidos en los accidentes de tráfico nunca son buenos», pero que «estimulan para continuar esforzándonos y trabajando para mejorar la seguridad vial». También se ha reducido el número de accidentes mortales en un 14% y el de heridos hospitalizados un 10%.

«Está comprobado que si se habla de seguridad vial, aumenta la concienciación y bajan los accidentes y las víctimas. Es verdad que este año la Guardia Civil ha tenido más presencia en la carretera, ha habido más controles de alcoholemia, más radares, se han utilizado los drones y se han desarrollado más campañas. Todo esto suma», ha declarado Pere Navarro, director general de Tráfico, a ABC.

Don de sí hay una tendencia al alza en la siniestralidad es en los usuarios vulnerables (peatones, ciclistas y motocicletas). El porcentaje de fallecidos vulnerables en verano es cada vez mayor y ha pasado del 30% en 2009 al 41% en 2019. Navarro considera que para frenar este aumento «hay que centrar la atención en la protección de los vulnerables en las carreteras y sobre todo en ciudad».

Durante el mes de julio fallecieron 119 personas, diez menos que el año pasado. No obstante Grande-Marlaska ha recordado que el 21 de julio «fue un día fatídico en el que fallecieron 13 personas en un accidente a primera hora de la mañana en Salamanca cuando volvían de una fiesta». Por esto ha insistido en la incompatibilidad de tomar alcohol y drogas y conducir.

El de 2019 es el mes de agosto con menor número de fallecidos de la serie histórica

En agosto hubo 30 fallecidos, un 23% menos que el año pasado durante este mes. En total perdieron la vida 101 personas y es el mes de agosto con menor número de fallecidos de la serie histórica.

Respecto al tipo de vía en la que se han producido accidentes mortales, los fallecidos en carreteras convencionales suponen la cifra más baja de la serie histórica. Pese al descenso del 23%, este tipo de vías son las que mayor número de víctimas registra (70%) en comparación con las autopistas y autovías (30%).

En cuanto al medio de desplazamiento, los usuarios de moto y de bicicleta son los únicos que han aumentado la siniestralidad durante los meses de julio y agosto. La mitad de los accidentes en los que fallecieron los motoristas por colisión con otro vehículo fueron causados por la infracción del conductor del automóvil.

El 19% de los fallecidos en turismo o furgoneta no utilizaba el cinturón de seguridad

El 19% de los fallecidos en turismo o furgoneta no utilizaba el cinturón de seguridad. En total son 23 víctimas, seis personas menos que el año pasado. «De haber usado cinturón de seguridad, la mitad de las víctimas no habrían muerto. Cuesta creer que a día de hoy no se tome como algo instintivo cuando uno se sube a un coche, ponerse un cinturón de seguridad. Habrá que tomar medidas», ha señalado el ministro del Interior.

Sobre el uso del casco, tres motociclistas que perdieron la vida no usaban casco y en lo que respecta a los ciclistas, ocho no lo llevaban. En este sentido Grande-Marlaska declaró que «nos cuesta creer que todavía alguien se suba a una moto, sea el conductor o el ocupante, sin el casco. Entendemos que todavía hay que avanzar más en este ámbito».

Al director general de Tráfico le ha llamado la atención el dato de fallecidos que no usaban casco al ir en bicicleta (de los 11 fallecidos, ocho no lo llevaban). «No creo que sean ciclistas haciendo carretera porque todos van con casco. Vamos a estudiarlo en profundidad, pero probablemente se trate de personas que van de pueblo a pueblo y que hacen una distancia pequeña en la carretera», ha señalado.

Bartolomé Vargas Cabrera, fiscal de sala coordinador de seguridad vial, ha apuntado en declaraciones a ABC que «la falta de educación está detrás de las cifras de personas que a estas alturas no se ponen los sistemas de protección como el casco o el cinturón de seguridad».

Conclusiones «apabullantes»

La salida de la vía es el tipo de accidente que más víctimas mortales ha provocado. El 47% de los fallecidos en carretera este verano ha perdido la vida por este tipo. El 19% ha muerto por una colisión frontal y un 12% por alcances que ocasionaron colisiones traseras y múltiples. En cuanto a esto, el ministro del Interior ha sido contundente: «Las conclusiones vuelven a ser apabullantes. La velocidad con alcohol o distracción sigue siendo un factor común en los accidentes mortales. Mejor conducir más despacio y mantener el alcohol y las drogas fuera de cualquier cultura de la seguridad vial».

La franja horaria en la que más accidentes mortales se producen (35%) es la que va entre las 14.00 a las 20.00 horas. Grande-Marlaska achaca este dato a «las comidas propias de verano en las que se bebe y la gente no interioriza que no debe conducir».

Respecto a la edad, los mayores de 45 años suponen el 53% de los fallecidos. Las víctimas en carretera respecto al verano de 2018 han descendido en todos os grupos de edad a excepción de los menores de 15 años y en el sector de los 45 a los 54 años.

«Nada que celebrar»

Para Francisco Canes, presidente de asociación de ayuda a víctimas de Accidentes de Tráfico DIA y de Fundtrafic. «Como asociación de víctimas no tenemos nada que celebrar mientras esto suceda y haya tantos siniestros viales evitables», ha destacado en un comunicado.

«Llama la atención -dicen desde la asociación- la disparidad de siniestralidad entre las comunidades autónomas. Cataluña es la comunidad en la que más personas han fallecido en la carretera (39) y le sigue Andalucía (38), mientras que en Murcia han muerto cinco personas. «La seguridad vial debe ser una política de Estado y sin estabilidad política no se pueden planificar estas políticas», argumenta Canes.

Para que cada vez menor personas pierdan la vida en la carretera, sostienen que «es necesario aumentar la vigilancia real a pie de carretera, instalar más sistemas de seguridad pasiva en carreteras como las bandas rugosas y sancionar más duramente al infractor». En este sentido, Vargas apunta que «además de las sanciones, que son educativas, la clave es la formación y la difusión de conocimientos sobre seguridad vial en todos los ámbitos».