Vídeo: Las imágenes de la casa donde María Sevilla ocultó a sus hijos descubren versículos de la Biblia pintados

Así se «vendía» la asesora de Podemos detenida: «Papá hace daño»

El partido obvió los mensajes de la asociación que presidía María Sevilla: «Papá me echa pipí en la cara y la caca en la cara» y la llevó a tres parlamentos

MadridActualizado:

María Sevilla, la asesora de Podemos en materia de infancia detenida por secuestrar a su propio hijo y mantenerlo escondido sin ver la luz del día ni escolarizar en una finca en el campo, no ocultaba su crudo perfil públicamente. Y lo dejaba bien claro en la página web de Infancia Libre, la asociación que preside y que la formación morada no dudó en llevar de la mano a los parlamentos madrileño, andaluz e incluso al Congreso de los Diputados. En la información que ofrece la entidad en su sitio de Facebook, la «misión» que buscan es «proteger a los menores»; pero también de ese «muro que es el pensamiento social generalizado de que, cuando un menor verbaliza que ha sufrido abusos sexuales y hace comentarios como "papá me mete el dedo en el culo", "papá me hace daño", "papá me echa pipí blanco o toda la caca en la cara" o "papá me echa salibita [sic] en el cho..." y atrocidades semejantes, se cree que está instrumentalizado por la madre». María Sevilla parecía estar describiendo su propia «obsesión» contra su expareja, que ostentaba la custodia del niño de 11 años de ambos y que sustrajo. El hombre al que llegó a denunciar de manera falsa por abusar sexualmente del pequeño S.

Infancia Libre, que se creó en septiembre de 2015, además, solo enfoca el asunto desde el punto de vista de la mujer como víctima y el hombre como verdugo en esa separación y conflicto por los hijos: «No hay ni un solo caso en el que la madre no haya sido prejuzgada por estar resentida hacia su expareja y de manipuladora de sus hijos»: «Tenemos que cambiar ese pensamiento social, porque dentro de unos años esos niños se convertirán en adultos, y todos víctimas de sus papás y de esta sociedad».

Pese a este discurso totalmente deslavazado, parcial e incluso chabacano, el partido de Pablo Iglesias no tuvo problemas en llevarla como experta hasta a la Comisión de Derechos de la Infancia y la Adolescencia en la Cámara Baja para que les informara sobre «la propuesta para la detección, prevención, atención e intervención de abuso sexual infantil, intrafamiliar y maltrato infantil intrafamiliar».

También la llevó como compareciente a la comisión de Familia y Políticas Sociales de la Asamblea de Madrid el 5 de diciembre de 2016, en la que fue escuchada con atención y respeto por todos los partidos; aunque alguno, como Ciudadanos, le pidió datos más concretos sobre su actividad, al «haber encontrado poca información sobre la entidad» que dirige la arrestada por un presunto delito de sustracción de menores. Una operación llevada a cabo por la Unidad de Policía Judicial Adscrita a los Juzgados de Plaza de Castilla de Madrid.

Más delitos

Nada más conocerse el lunes la noticia del secuestro del hijo de 11 años de María Sevilla (que, además, retenía en la casa también a la niña de 6 que tenía con su actual pareja), Podemos corrió a ponerse de perfil y a desvincularse totalmente de ella. Pero ahí quedan las fotos con de la presunta delincuente con las diputadas del partido, el diario de sesiones e incluso los vídeos con sus intervenciones en sedes parlamentarias.

Mientras, la instrucción del juzgado número 27 de Madrid continúa. Fuentes del caso indicaron ayer a ABC que la abogada del ex de María no descarta denunciarla también por lesiones psíquicas y otro delito contra la integridad del menor.

Además, se han conocido nuevos datos sobre el tipo de vida que llevaban S. y su hermana pequeña en la inhóspita parcela donde los tenían confinados María y José Antonio C. H., su pareja. Como adelantó ABC, había una sala que funcionaba a modo de aula rudimentaria. La ventana funcionaba como pizarra, en la que les explicaban las sumas con aviones y cochecitos dibujados; las criaturas apenas sabían hablar y su nivel de lectura y escritura era muy bajo. Aparentemente, su aspecto era cuidado, pero el chiquillo estaba más delgado de lo normal.