Imagen de archivo
Imagen de archivo - ABC

La vegana de las gallinas violadas arremete ahora contra los pescadores: «Las cañas son armas de matar»

La joven asegura que los peces «son libres» y «tienen todo el derecho» de seguir viviendo «sin que nadie venga a matarles»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Una vez más, las declaraciones por parte de las activistas del Santurario Animal Almas Veganas han vuelto a desatar una polémica, pero esta vez relacionada con la pesca. Ha sido en un vídeo grabado en el patano de Susqueda, ubicado en la provincia de Gerona, donde la misma integrante que consideraba que las gallinas eran «violadas» por los gallos, ha insistido que, «la caña de pescar es un arma de matar», y subrayado que los peces, al igual que las gallinas, «tienen derechos».

La vegana Fanny, conocida en las redes como la « defensora de las gallinas violadas», subraya que los peces son «libres» y «tienen todo el derecho» de seguir viviendo «sin que nadie venga a matarles». Además de mensajes contundentes, el intento de usar el lenguaje inclusivo es otra característica que destaca en los vídeos de su colectivo, que afirma que los «animales sienten» y «merecen su libertad».

La activista explica que, según su criterio, «la pesca no es deporte, es un asesinato», y la caña de pescar «otra arma más de este sistema capitalista, opresor para matar animales y utilizarlos como recursos». Para Fanny, los peces «son libres y tienen todo el derecho de seguir viviendo sin que nadie venga a matarles».«No necesitamos comer animales. ¿Que están buenos? Pues vale, están buenos, a lo mejor las humanas también. Es que no es justo, un sabor no vale más que una vida, no necesitamos utilizar animales para nada, ni para comer ni para vestir ni para experimentación ni para ocio». Estas son palabras del vídeo que publicó en Facebook el domingo en el perfil oficial de Legal Fishing WorldWide.

Fanny y su compañera activista saltaron a la palestra por haber abierto un santuario de animales donde separan a los gallos de las gallinas «para que no las violen». Con esta iniciativa lograron crear debate y acaparar minutos en pantallas y espacio en el papel de los medios de comunicación.