Las llamas destruyeron una docena de viviendas y hay 40 afectados en total
Las llamas destruyeron una docena de viviendas y hay 40 afectados en total - Rober Solsona

Los vecinos de Llutxent (Valencia) no podrán volver a sus casas hasta la próxima semana debido al incendio

La falta de suministro de luz y agua evitará que los habitantes del pueblo puedan regresar por el momento

Actualizado:

Algunos de los 3.000 evacuados por el incendio declarado el pasado lunes en Llutxent y que ha arrasado más de 3.200 hectáreas en siete municipios valencianos seguirán sin poder regresar a sus hogares porque no habrá suministro de luz ni agua hasta la semana que viene. De momento, ayer pudieron visitar sus casas para comprobar los daños, pero solo un rato para volver a abandonar la zona.

Una docena de chalés han quedado en estado de ruina entre las 40 parcelas a las que llegaron las llamas, la parte más dramática de esta catástrofe para la naturaleza que también ha ocasionado perjuicios en la agricultura, ganadería y la acuicultura marina, así como en infraestructuras municipales y de la red viaria provincial.

El Ayuntamiento de Gandía va a poner a disposición de las familias que han perdido su primer hogar 16 viviendas del parque público y se cederán otras 18 privadas y apartamentos de la residencia Visoren para cubrir la demanda «inminente» de realojos y acabar con los desalojos provisionales, según informaron fuentes municipales.

La alcaldesa, Diana Morant, testigo del drama. «Está siendo verdaderamente difícil para los vecinos ver cómo han quedado sus casas y el paisaje, pero quiero que sepan que no sólo tienen a toda la ciudad de Gandia de su lado, sino también a muchas ciudades vecinas que nos han brindado su apoyo. Todos compartimos sus sentimientos».

Los residentes inspeccionaron ayer «de manera excepcional y controlada» sus hogares para conocer su estado, coger enseres como medicamentos o ropa, o alimentar a los animales que dejaron allí,Ayudas públicasEl delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, anunció que se atenderán en primer lugar las subvenciones a los vecinos que hayan perdido su primera residencia y si «el volumen de las ayudas a ofrecer no fuera excesivo, posiblemente, se pudiera valorar las segundas residencias».

Alguna urbanización está sin terminar y ahora sus residentes tendrán problemas legales para optar a estos fondos, que se podrán solicitar durante un mes a partir del momento en que se considere extinguido por completo el incendio. Ayer se retiró la Unidad Militar de Emergencias (UME) y el fuego quedó controlado.