Imagen de archivo
Imagen de archivo - Raúl Moreno

Unos 900 niños de Bielorrusia descansan de la radiación en nuestro país

El nivel de oncología infantil en Bielorrusia es un 300% superior al resto de Europa

Actualizado:

Según el Consulado de España en Moscú entre 750 y 900 niños pasan sus vacaciones de verano en España. La representante de la presidencia de la Federación Nacional de Familia, Nieves Sánchez, que agrupa a los colectivos que traen niños bielorrusos habla de alrededor 400 niños cada verano. Hay más colectivos que actúan en España, pero que no están federados, por lo que «no se puede saber un número exacto».

Los niños vienen de la región de Gomel, la zona más radiada de Bielorrusia. Cuando llegan a nuestro país suelen presentar sordera, deficiencias físicas, insuficiencias respiratorias, amigdalitis crónicas, problemas de tiroides y cardíacos.

El nivel de oncología infantil en Bielorrusia es un 300% superior al resto de Europa. Sánchez señala que la eliminación de cesio 137 ingerido a través de la cadena alimenticia es la razón principal por la que vienen los niños. Con el microclima de España y la dieta mediterránea, sana y variada, los niños refuerzan su sistema inmunológico. «Cuanto más continua sea la salida del país de estos niños, entre los 8 a los 17 años, conseguirán eliminar más cesio».

Salen con un nivel de cesio de 74 becquerelios por kilo. «Es una barbaridad. A partir de 20 ya es peligroso. El cuerpo no tendría que tener nada», señala Sánchez que incide en que el fin real de estos programas es reforzar el organismo de los niños y ayudarles a superar la radiación.

Con el éxito del documental de HBO «Chernobyl», estrenado el 7 de mayo, la sociedad parece estar más concienciada que nunca con la realidad que viven las personas que aún sufren las consecuencias de la gran catástrofe nuclear. Desde la Federacion Nacional ProInfancia Chernobyl no declaran ningún aumento significativo en el número de acogidas a raíz del documental. «Cuando se estrenó los programas ya estaban cerrados, por lo que no lo hemos percibido mucho. Esperamos que con la cobertura que se le está dando al tema el nivel de acogida de estos niños el años que viene aumente».

Las familias que quieran acoger a un niño, entre 45 y 60 días durante el verano, tienen que dirigirse al colectivo más próximo en su Comunidad Autónoma y pasar una fase de idoneidad que realiza el gabinete psicológico de cada asociación y cumplimentar los documentos que pida la consejería. La familia puede ser biparental o monoparental. En cuestiones económicas cada colectivo es distinto.