La directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
La directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez - Efe

La Unesco retrasa la decisión sobre la sede de la Oficina Internacional de Educación a otoño

Estaba previsto que la decisión se tomara ayer. España había ofrecido seis millones de dólares

GinebraActualizado:

La decisión sobre el país que albergará la sede de la Oficina Internacional de la Educación (OIE), actualmente ubicado en Ginebra (Suiza), pero que podría trasladarse a alguno de los países interesados, entre ellos España, se ha retrasado hasta otoño, según fuentes del Departamento Federal Suizo de Asuntos Exteriores (DFAE).

Estaba previsto que esta decisión se tomara ayer lunes en París, durante la sesión del Consejo Ejecutivo de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia y la Cultura (Unesco). Sin embargo, por motivos que no han sido aclarados, fuentes del DFAE declararon a ABC que esta decisión ha sido retrasada y se encontrará de nuevo en la agenda de reuniones de octubre de 2019.

Suiza fue el país que creó esta institución en 1925, que se encuentra en la órbita de la Unesco desde 1969 y, a pesar de que oficialmente había solicitado a este organismo que iniciara una reforma ya que sus actividades habían entrado en una fase de decadencia, seguía mostrando interés en conservar su sede.

Para justificar este interés suizo, las autoridades invocan la vocación internacional de Ginebra, que acoge no sólo a la sede de Naciones Unidas para Europa (ONU) sino también a numerosas agencias especializadas que regularmente cooperan entre ellas. También, porque a la fundación de este organismo contribuyeron suizos ilustres como el filósofo Jean Piaget.

«El alma de esta organización está enraizada en Ginebra», comentaron fuentes del DFAE.

Por el momento, a pesar de la atractiva oferta del Gobierno español habrá que esperar todavía unos meses más hasta que se tome la decisión final acerca del país que albergará estainstitución, que durante los últimos años había perdido relevancia internacional.