Los últimos días de diciembre de 2010 se produjeron 2.000 nacimientos, el 6% de todos los nacimientos de enero
Los últimos días de diciembre de 2010 se produjeron 2.000 nacimientos, el 6% de todos los nacimientos de enero - ABC

Unas 2.000 familias adelantaron el parto para poder cobrar el «cheque bebé» de Zapatero

Los niños pesaron menos al nacer y tuvieron un 20% más de hospitalizaciones

MadridActualizado:

La medida estrella de Rodríguez Zapatero para fomentar la natalidad tuvo un efecto nocivo. No lo dice la oposición sino un estudio estadístico que ha logrado comprobar los problemas de salud que sufrieron los bebés de las 2.000 familias que decidieron adelantar el parto para poder cobrar el «cheque bebé». Esta ayuda de 2.500 euros independientemente de la condición económica o laboral de la madre fue puesta en marcha por el Gobierno socialista en julio de 2007 y fue interrumpida el 31 de diciembre de 2010 debido a la crisis económica.

El estudio –«Los riesgos para la salud infantil de adelantar el parto por razones no médicas»– del Observatorio Social de la Caixa señala que el anuncio de la extinción abrupta del «cheque bebé» a partir del 1 de enero de 2011 se convirtió en «un incentivo» para adelantar a diciembre aquellos partos previstos en torno al cambio de año.

A partir del análisis estadístico de datos oficiales de nacimiento y morbilidad hospitalaria, la investigación señala que en condiciones normales un 50% de los bebés que nacen cerca del cambio de año lo hacen en diciembre y el 50% restante en enero. Sin embargo, en el cambio de año de 2010 a 2011, el 56% nacieron en diciembre y el 44% en enero. Esos 2.000 nacimientos que se produjeron el último mes del año de 2010 –antes de la fecha prevista– representaron aproximadamente un 6 por ciento de todos los nacimientos de enero.

En contra de lo que podría pensarse, el perfil de las familias que optaron por adelantar el parto por razones no médicas fueron mujeres con estudios universitarios, españolas y residentes en provincias con una mayor presencia de la red de hospitales privados.

Más bronquitis

«Se ve por toda la geografía española que aquellas provincias donde se adelantaron más partos eran precisamente donde se produce una mayor concentración de hospitales privados. Esto nos permite no descartar que esta práctica se pudo llevar a cabo predominantemente en centros privados», explicó a ABC Libertad González, una de las autoras del estudio y profesora en el Centro de Investigaciones en Economía de la Salud de la Universidad Pompeu Fabra.

El fenómeno generado por el cheque bebé se ha convertido a ojos de los investigadores, en «un interesante experimento natural» para evaluar los efectos de una menor edad gestacional en la salud de los bebés. El análisis de los datos no deja lugar a dudas. Los bebés afectados por la cancelación de la ayuda nacieron con entre 130 y 300 gramos menos que el promedio, es decir, un peso hasta un 9 por ciento más bajo. Estos niños tuvieron además un 20 por ciento más de hospitalizaciones, especialmente por afecciones respiratorias (fundamentalmente bronquitis) entre los 7 y 30 días de vida, si bien a largo plazo no se apreció ninguna complicación sobre la salud.

«No es inocuo»

«Las familias y los médicos deben saber que la decisión de adelantar el parto por razones no médicas no es inocuo. Los médicos adelantaron partos de embarazos que ya estaban a término y con niños que tenían un peso normal. Son partos que se consideran en rango seguro, pero lo que demuestra este estudio es que sigue habiendo riesgo para la salud del bebé en un parto en la semana 38 o 39. Ese es el mensaje que nos deja esta investigación», explicó González.

El estudio concluye que «puesto que las familias responden a incentivos económicos, habría sido conveniente que la cancelación del cheque bebé se hubiera producido, por ejemplo, con una reducción progresiva de la ayuda a los largo de los meses» y no de forma abrupta como finalmente se hizo.