Miguel Reyes Núñez, presidente de los bomberos en Chile
Miguel Reyes Núñez, presidente de los bomberos en Chile - ABC

«Los bomberos fuimos los primeros en dar respuesta al terremoto del 2o10 en Chile»

El presidente de los bomberos de Chile, premiado por Mapfre en España, habla para ABC de un servicio que en su país se cubre «históricamente con voluntarios»

Actualizado:

Miguel Reyes Nuñez, abogado parcialmente jubilado, de 74 años, es el presidente del Cuerpo de Bomberos de Chile, un país que «históricamente, cubre con voluntarios un servicio destinado a proteger y salvar la vida de sus habitantes». El dato adquiere un valor superior al recordar algunos de los desafíos recurrentes de la naturaleza chilena como los movimientos sísmicos. « El terremoto del 2010 arrasó con las infraestructuras, pero el tsunami fue el que se llevó más vidas ( 525 muertos y 23 desaparecidos)», recuerda.

Aquel 27 de febrero, en vísperas del primer traspaso de mando de Michelle Bachelet a Sebastián Piñera, «los bomberos fuimos los primeros en dar respuesta. Las Fuerzas Armadas, la Policía y el resto de los Cuerpos de Seguridad, llegaron más tarde. En diez minutos ya estábamos desplegados, en medio país, para rescatar a los atrapados y recuperar los cuerpos de los muertos por las regiones de Valparaíso, Metropolitana, O´Higgins, Maule, Biobio y la Araucanía». Reyes continúa: «Fue el seísmo más intenso en Chile y en el mundo». De hecho, desplazó ocho centímetros el eje de la tierra pero, «hoy -celebra- podemos decir que, prácticamente, toda la zona afectada fue reconstruida».

«Los incendios periódicos se producen porque cada día las viviendas se acercan más al bosque. La gente no toma las medidas de prevención adecuadas y los fuegos terminan arrasando las casas»

En conversación telefónica con ABC, el titular del cuerpo de Bomberos reconoce como límite de edad para trabajar sobre el terreno «los 55 años». Después, como en su caso, se cambia el casco y el uniforme por el escritorio. Esto le ha permitido editar «Testimonios de un bombero. Recopilación de intervenciones sobre bomberos de Chile», un libro con «una selección de sus discursos que presentó en Santiago y hoy viernes lo hace en Concepción, «la segunda ciudad más importante de Chile donde aquel terremoto causó estragos», recuerda.

«Emocionado y agradecido por el Premio de la Fundación Mapfre [que recibió ayer en España de manos de Doña Sofía] a la Mejor Iniciativa en Prevención de Accidentes a la OBA (Organización de Bomberos Americanos) que pertenece», Reyes valora una colaboración que les ha permitido, «con nuevos recursos, mejorar la capacitación de los efectivos y el intercambio de experiencias entre los bomberos del continente». Al hilo de este reconocimiento, advierte que «Paraguay, Perú y Chile son los tres únicos países de la región cuyos cuerpos de bomberos están formados, 100 por cien, de voluntarios».

La propuesta de una organización estatal que dependa y pertenezca al Estado no figura como proyecto, «al Estado -reflexiona- no le saldría rentable». «Nosotros –repasa- nacemos en el siglo XIX y desde entonces, nos organizamos como voluntarios. Somos 51.000 bomberos y de estos, 7.000 son mujeres». La entrega a una misión donde tu vida y la de otros está en juego no es fácil. «Cada cual -insiste- tiene su profesión, pero se organiza las actividades para poder prestar servicio de urgencia y cumplir con los turnos». Lo hacemos «de forma desinteresada. No esperamos nada a cambio».

Admirable la entrega, puntualiza que el Gobierno «colabora al cubrir en torno al 60 por ciento de los recursos operativos». En ese contexto, agradece el impulso y las iniciativas privadas de organizaciones internacionales como la estadounidense NFPA (National Fire Protection Association) y en especial, a la fundación Mapfre, que han permitido, «la creación de la OBA, donde logramos aglutinar a los principales cuerpos de bomberos del continente». Dicho esto, manifiesta su interés y considera que «lo más importante es continuar con la capacitación, mejorar la calidad de nuestros servicios y ayudarnos con el intercambio de experiencias».

Miguel Reyes Nuñez dedicó 55 años a trabajar, en simultáneo, en su despacho «de derecho administrativo y civil» y en el cuerpo de bomberos. De sus tres hijos, dos varones y una mujer, ninguno sigue sus pasos como bombero. Uno es abogado y los otros dos periodistas. «Los niños que hoy tienen 13 y 14 años y se acercan a nosotros serán nuestro reemplazo futuro», celebra.

Ser bombero en Chile

No es fácil ser bombero en ninguna parte pero en Chile, quizás, sea un poco más complicado o peligroso. «Los incendios periódicos -explica- se producen porque cada día las viviendas se acercan más al bosque. La gente no toma las medidas de prevención adecuadas y los fuegos terminan arrasando las casas». Pero, «con la Corporación Nacional Forestal, el pasado año realizamos una campaña de toma de conciencia que funcionó muy bien. La gente aprendió que debe mantener limpio el exterior de las viviendas, que no debe haber materiales inflamables ni almacenamientos de combustible y eso, ayuda mucho para evitar la propagación de las llamas».

Este veterano bombero repasa la situación al recordarle incendios recurrentes como los de Valparaíso, el principal puerto de Chile, donde, por su topografía, «el efecto chimenea» es demoledor cuando se declara un fuego. «El verano pasado (invierno español) –advierte- tuvimos lo que llamamos una tormenta de fuego, más de 500.000 hectáreas, con plantas nativas o introducidas, terminaron pasto de las llamas en tres regiones centrales (O´Higgins, Biobio y Maule). Recibimos ayuda internacional y en 19 días, del 19 de enero al 5 de febrero, logramos controlarlo». Lo pudieron hacer, insiste, «entre todos. Desplazamos 4.000 bomberos, contamos con brigadistas, miembros de la Corporación Nacional Forestal, de las Fuerzas Armadas y efectivos extranjeros». Y todo, como él dice, «con el compromiso en el corazón y sin esperar nada a cambio».

Vicente del Bosque fue otro de los premiados por Mapfre, una distinción que recogió de manos de Doña Sofía y del presidente de Mapfre
Vicente del Bosque fue otro de los premiados por Mapfre, una distinción que recogió de manos de Doña Sofía y del presidente de Mapfre - ABC