Los equipos de socorro, tras rescatar con vida a uno de los seis ocupantes del coche. Este fin de semana 26 personas han muerto en las carreteras. Efe

Tres muertos al caer con su coche al Guadiana cuando celebraban una despedida de soltero

Una joven se convirtió en la noche del sábado en viuda incluso antes de casarse. Sobre las nueve, un coche ocupado por seis personas caía al Guadiana en Talavera la Real (Badajoz). Las víctimas se dirigían a una discoteca como parte de una despedida de soltero. El novio y dos hermanos de la prometida murieron. Ahora, la «novia viuda», en estado de «shock», no se separa de su anillo de compromiso.

MÉRIDA. José Enrique Pardo
Actualizado:

Lo que había empezado como una fiesta terminó en tragedia sobre las nueve de la noche del pasado sábado y, aunque todavía no se conocen con exactitud las causas del accidente, no se pueden olvidar las circunstancias en las que se enmarca el suceso: seis jóvenes que están celebrando una despedida de soltero sufren un accidente de tráfico cuando se trasladan de noche, en el mismo coche, a la discoteca de un pueblo cercano.

Todo ocurrió en un pequeño badén adoquinado, de unos 50 metros de largo, que atraviesa el río Guadiana y que une Talavera la Real con las localidades de Pueblo Nuevo, Valdelacalzada y Montijo. Cuando el automóvil que ocupaban los jóvenes, un Ford Fiesta de color rojo, se encontraba a la mitad del mismo, hizo un primer giro a la derecha, chocó contra uno de los quitamiedos del pequeño puente y, a continuación, cayó al agua por la margen izquierda del badén, después de romper uno de los pequeños bloques de cemento.

A partir de ese momento se desató la tragedia, ya que sólo tres de los ocupantes del automóvil, convertido en una trampa mortal, lograron salir de él. Uno de los jóvenes pudo alcanzar a nado la orilla justo en el momento en que pasaba otro vehículo. De esa forma se pudo dar la voz de alarma muy pocos minutos después de ocurrir el accidente.

AGARRADO A UNAS RAMAS

Cuando los efectivos de la Guardia Civil de Tráfico y de la Cruz Roja llegaron al lugar de los hechos se encontraron con que otros dos ocupantes del vehículo habían conseguido salvar su vida. Según explicó el portavoz de Cruz Roja en Badajoz, Jesús López Santana, «el segundo también había alcanzado la orilla a nado y un tercero se encontraba agarrado a unas ramas, en mitad del río, con problemas de hipotermia».

A partir de ese momento comenzaron los trabajos de rescate del joven que se encontraba todavía en el agua. Así, mientras un equipo de submarinistas se trasladaba en una lancha zodiac hasta donde permanecía el chico -una especie de isleta de fango y ramas-, dos médicos del servicio de urgencias del 061 utilizaban la megafonía para dialogar con él desde lo alto del puente y evitar así que se desvaneciese a causa del frío, el cansancio y los nervios.

Una vez sacado del agua, la víctima fue trasladada hasta el Hospital Infanta Cristina, en Badajoz, aquejado de una fuerte «hipotermia». Los otros dos jóvenes supervivientes sólo necesitaron la asistencia médica que se les prestó en el lugar de los hechos, a causa también del frío que habían padecido, pero sobre todo por el estado de nervios en que se hallaban por lo ocurrido.

Para entonces, el pesimismo entre los socorristas ya era evidente sobre la suerte que podían haber corrido los otros tres ocupantes del coche. La inspección ocular realizada en esos momentos no dio resultados positivos: no había rastro de las víctimas ni tampoco del automóvil. Ante el enorme caudal de agua que llevaba el río, y para facilitar los trabajos de búsqueda, las autoridades competentes decidieron cerrar las compuertas del cercano embalse de Montijo y esperar a que bajase el nivel del río Guadiana para poder continuar con el trabajo.

JUNTO AL PUENTE

De esa forma, ya en la mañana de ayer el agua dejó ver el Ford Fiesta, justo junto al puente donde se produjo el accidente. En su interior fueron localizados los cadáveres de José Luis Ortiz, de 16 años, y su hermano Ramón, de 24 y propietario del vehículo. Uno estaba en los asientos delanteros; el otro, en la parte trasera.

Aún quedaba por ser localizado el tercer joven desaparecido, Francisco Javier Mayoral, de 27 años, el joven que se iba a casar el próximo sábado y cuya despedida de soltero estaban celebrando los seis amigos. El cadáver fue encontrado sobre las dos de la tarde a más de un kilómetro, río abajo, del lugar del siniestro.

Mientras la tragedia se consumaba, decenas de vecinos de los pueblos cercanos seguían con expectación las tareas de rescate, y en los aledaños del puente donde se produjo el accidente familiares y amigos de las víctimas protagonizaban duras escenas de dolor. Un equipo de psicólogos tuvo que desplazarse hasta el lugar para atender a los más afectados. Todos se preguntan ahora cómo estará la «novia viuda». Un allegado a la familia contaba que permanecía en su casa bajo el efecto de sedantes, en estado de «shock» y aferrada a su anillo de compromiso.