La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ayer en la jornada de prevención del suicidio
La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ayer en la jornada de prevención del suicidio - EFE

De tres cifras, gratuito, público y... para después del 28-A: Sanidad anuncia un teléfono contra el suicidio

El Gobierno prepara una estrategia de salud mental para prevenir que 10 personas se quiten la vida cada día

Actualizado:

El suicidio ha dejado de ser un tabú. En los medios, en la sociedad, también entre los políticos. De ello se felicitan organizaciones como la Confederación Salud Mental España, que lleva tiempo demandando un pacto de Estado contra esta «realidad silenciada». Los datos sí hablan de forma meridiana sobre la problemática, transversal en toda Europa: una persona se quita la vida cada 40 segundos en el continente, una tasa de 13,9 por cada 100.000 habitantes. España no es ajena: el suicidio es la primera causa de muerte por factores externos, aunque la tasa dista de la europea (se sitúa en 6,5 por 100.000 habitantes). En 2017 se quitaron la vida diez personas cada día, 3.679 muertes. Lo peor es que crece a un ritmo de un 3% por año, alertó ayer la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, antes de anunciar una nueva estrategia para frenarlo.

Es uno de los mayores problemas de «salud pública» para la Organización Mundial de Salud (OMS), que estima en un millón las personas que se arrebatan la vida cada año. «El drama humano y familiar» que se esconde detrás de estas cifras es lo que, según Carcedo, se está ocultando. Por ejemplo, el estudio «Menores e Internet» elaborado por la empresa Qustodio con datos de la Fundación ANARy el Ministerio de Interior alerta de que 2.000 jóvenes sufren «ciberbullying» cada año. El sufrimiento aboca a algunos a poner fin a su vida.

Para que esas personas (jóvenes y adultos) encuentren un «refugio» psicológico y emocional, la ministra de Sanidad reveló ayer al término de una jornada de prevención que seguirán la estela del Teléfono de la Esperanza y activarán una línea pública y gratuita dentro de la Estrategia de Salud Mental que el Gobierno ultima para dentro de «un par de meses». Después de las elecciones del 28 de abril, aclaró Carcedo. El teléfono sería similar al 016, que atiende a víctimas de violencia de género las 24 horas de los 365 días del año. Sería fácil de recordar, también de tres cifras, y no dejará rastro en la factura.

Fuentes del departamento concretaron que todavía no hay un número prefijado, ni un presupuesto destinado a este fin. Tan solo el anuncio de que se van a poner medios para evitar un drama que por cada persona que se suicida, provoca que seis personas del entorno resulten seriamente dañadas, contrasta la OMS. «Si ocurre en una institución educativa o el lugar de trabajo, impacta sobre cientos de personas», apunta la OMS.

El presidente de Salud Mental España, Nel González, volvió a urgir un plan nacional que garantice la sensibilidad precisa con este tema. «Cualquiera que vea un comportamiento extraño podrá pedir información», dijo. Superviviente de varias tentativas, José Luis Herrera, vicesecretario de AFES Salud Mental, explicó que la gente no se suicida «por cobardía, por llamar la atención o egoísmo». Como él, 22.000 personas sobreviven cada año al efecto traumático que deja un intento de suicido.