Cirugía de trasplante cardiaco
Cirugía de trasplante cardiaco

La tragedia del bebé que murió por un error humano tras sobrevivir a un trasplante

El niño de 9 meses, trasplantado en el Gregorio Marañón de Madrid, falleció tras recibir una dosis de un medicamento diez veces superior a la necesaria

MADRIDActualizado:

Todo empezaba a ir bien. Su pequeño tenía un nuevo corazón, sano y palpitante en el pecho. Había recuperado el color de la piel, empezaba a comer y estaba a punto de abandonar la unidad de cuidados intensivos del Hospital Gregorio Marañón después de muchas complicaciones. Lo más difícil se había conseguido hasta que el pasado 4 de febrero, recibió por error una dosis diez veces superior del medicamento inmunosupresor necesario para combatir el rechazo del nuevo órgano. En Cuidados Intensivos se le administró por vía oral un gramo de micofenolato, en lugar de 100 miligramos. Pese a los intentos de los médicos por revertir los efectos de la sobredosis, el pequeño falleció dos semanas después por necrosis intestinal. Tenía nueve meses de edad. Nació, volvió a nacer con el trasplante de corazón y falleció en el Hospital Gregorio Marañón. «Ha muerto un bebé y se ha desperdiciado un regalo de vida con la pérdida del corazón donado», cuenta a ABC Carlos Sardinero, abogado de los padres del niño que han interpuesto una denuncia ante el Juzgado de Instrucción número 10 de Madrid. En la denuncia acusan al hospital madrileño de un presunto delito de homicidio por imprudencia profesional grave, según adelantó el diario El Mundo.

ABC ha podido leer el informe de la Unidad de Cuidados Intensivos del Gregorio Marañón donde se explica cómo empeoró el niño por un fallo de administración de un medicamento: «El día 4/02 se administra por error una dosis enteral 10 veces superior a la correspondiente de micofenolato mofetilo. Se inicia tratamiento con carbón activado y colestiramina. En las horas sucesivas presenta deterioro brusco clínico».

Informe de la unidad de cuidados intensivos donde se informa de la administración al bebé de una dosis enteral 10 veces superior a la correspondiente de micofenolato mofetilo
Informe de la unidad de cuidados intensivos donde se informa de la administración al bebé de una dosis enteral 10 veces superior a la correspondiente de micofenolato mofetilo

No se indica, ni a los padres se les explica, si fue el médico quien prescribió la dosis incorrectamente o el equipo de enfermería quien la aplicó de forma indebida. El bebé falleció quince días después de la sobredosis letal del fármaco sin que los padres supieran qué es lo que había ocurrido. «Solo les hablaban de un problema del equipo. No hubo explicaciones. Se sintieron invisibles desde que ocurrió el fallo hasta su fallecimiento. Después esperaron en su casa que el Hospital se decidiera a informarlos. No hubo disculpas ni explicaciones y esa incertidumbre les ha minado estos meses», cuenta su abogado quien se ha convertido en el portavoz familiar.

La asociación El Defensor del Paciente lamenta que por parte del hospital Gregorio Marañón «no se haya ofrecido una explicación a los padres y, fundamentalmente, que no hayan aportado ayuda psicológica para ayudarles a superar este duelo. «Si lo hubieran hecho, hoy no tendríamos esta denuncia. Los padres me han insistido que deje claro que nos buscan sanciones ni indemnizaciones. Solo conocer la verdad», asegura el abogado Carlos Sardinero.

El Gregorio Marañón y la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid han reiterado su máxima voluntad de colaborar con la justicia durante la instrucción de la causa, hasta que se dirima cualquier tipo de responsabilidad. Pero han preferido no hacer declaraciones.

El error de Ryan

No es el primer error humano al que se enfrenta este hospital madrileño. En 2009 Ryan, un bebé prematuro, falleció en la unidad de neonatología horas después de que una enfermera le suministrara «nutrición enteral» por vía periférica cuando la alimentación que debía haberle dado era leche por sonda nasogástrica. La justicia condenó a seis meses de cárcel a la enfermera que cometió la negligencia.