La ley alemana se suma a la de otros países europeos

Todos los alemanes, por defecto, serán considerados donantes de órganos

Alemania aprueba la polémica ley tras un intenso debate para reducir sus listas de espera de trasplante

CORRESPONSAL EN BERLÍNActualizado:

El ministro de Sanidad alemán, Jens Spahn, recurre a esta ley como último recurso para aumentar las donaciones de órganos. En compañía de diputados de varios grupos parlamentarios, ha presentado hoy ante el Bundestag una reforma basada en que todo ciudadano será considerado donante mientras no haya declarado lo contrario expresamente en vida. «Quiero subrayar que se trata de un proyecto suprapartidista con el que esperamos beneficiar a muchos enfermos a la espera de un órgano que nunca llega», ha dicho, señalando que «20 de los 28 países de la UE tienen una ley similar a esta y en esos países se donan el doble o el triple de órganos que en Alemania».

Spahn fue acompañado en la presentación por los diputados Karl Lauterbach, del Partido Socialdemócrata (SPD), Georg Nüssling, de la Unión Cristianodemócrata (CDU), y Petra Site, de Die Linke (La Izquierda), que han participado en la elaboración del proyecto. «Cualquiera de nosotros puede verse expuesto a tener que esperar la donación de un órgano para un trasplante», ha apelado el ministro a la solidaridad de las donaciones. Insistiendo en la necesidad de reformar la legislación actual, que contempla que para que alguien pueda ser considerado como donante de órganos tiene que haber expresado en vida su voluntad en ese sentido y debe tener en su poder un carnet de donante convenientemente actualizado.

La tasa de donación más baja

Pese a que según muchas encuestas cerca de un 85% de los ciudadanos declaran que estarían dispuestos a donar órganos, Alemania sufre la tasa de donaciones más baja de la UE. El país cuenta con solamente 797 donantes por año y la cifra resulta totalmente insuficiente para la demanda de órganos en sus hospitales. Constantemente hay una media de 12.000 personas esperando un trasplante y cada día muere una media de tres pacientes por esta causa. «El número de pacientes que tenemos cada año en la lista de espera es mayor que el número de trasplantes que puede realizarse», ha explicado Lauterbach, experto en sanidad del Partido Socialdemócrata (SPD) y que celebra la mayoría parlamentaria que respalda este proyecto.

Consultas reiteradas

Otra propuesta, elaborada por un grupo de diputados de varios partidos encabezados por la copresidenta de Los Verdes Annalena Baerbock, prevé que los ciudadanos sean consultados reiteradamente sobre su disposición a donar órganos, por ejemplo al renovar su carné de identidad, en lugar de optar por la donación automática salvo en las excepciones ya citadas. Las respuestas deberían ser almacenadas en un archivo digital que deberían consultar los médicos a la hora de extraer un órgano para un trasplante. El ministro, sin embargo, ve problemas prácticos en su realización. «Saludo el debate sobre el tema, es un bien en sí mismo porque lleva a que mucha gente se confronte con la idea de donar órganos pero necesitamos una medida con resultados reseñables e inmediatos», ha dicho.