Así es el tobogán de Estepona
Así es el tobogán de Estepona - Youtube

El tobogán de Estepona, cerrado tras dejar varios heridos: «Me tiré y volé dos metros»

La puesta en servicio del tobogán en Estepona no ha tenido los resultados esperados

Actualizado:

El Ayuntamiento de Estepona (Málaga) ha ordenado una revisión complementaria del mayor tobogán urbano de España a la empresa instaladora del mismo, que se encargó de la certificación de la seguridad y homologación. El Consistorio tenía colocadas indicaciones de cómo se debe usar el tobogán de forma adecuada para no comportar riesgos. Entre ellas, las de prohibido deslizarse tumbado, obligatorio deslizarse sentado y con los brazos recogidos o no usar la instalación si está siendo usada por otra persona, entre otras recomendaciones, según ha explicado el Ayuntamiento en una nota de prensa.

Con 38 metros de longitud y una pendiente de unos 33 grados, el tobogán urbano más grande de nuestro país se estrenó esta semana en Estepona causando una sonada polémica. El Ayuntamiento de la ciudad inauguró el jueves la estructura semicircular en el contexto de las obras de ampliación del parque de Los Niños como una forma original de conectar las calles Sofía y Eslovaquia.

Lejos de ser un día tranquilo, la tarde del jueves casi terminó en tragedia. Todos los vecinos se agolpaban para probar el nuevo camino cuando empezaron a ver lo que ocurría con aquellos que ya se habían lanzado. Algunos, bolso y bolsa de la compra en mano, cogían más velocidad de la esperada y salían disparados lejos.

Algunos curiosos que hasta allí se acercaron a probar el tobogán han denunciado en redes sociales que, lejos de ser una vía útil para la movilidad urbana, es un elemento de inseguridad para los ciudadanos. «Me he tirado y me hice daño por todos lados. Volé dos metros y los policías se empezaron a reír», relataba una de las vecinas que se atrevió a lanzarse y que adjuntaba fotografías de sus heridas.

Ante este aluvión de críticas el Ayuntamiento ha ordenado el cierre del tobogán mientras se realiza una revisión complementaria. El Consistorio pretende así reforzar el convencimiento sobre las máximas garantías de uso del mismo.