La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera
La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera - EFE

Teresa Ribera: «El proceso de caída paulatina del carbón no puede dejar a nadie en el camino»

La ministra de Transición Ecológica ha asegurado que ya se está trabajando en el borrador de para llegar a un modelo de las energías renovables

Actualizado:

La ministra de Transición Ecológica. Teresa Ribera, ha afirmado este miércoles que el «proceso de caída paulatina» del peso del carbón «no puede dejar a nadie atrás en el camino», por lo que es necesario ver cómo se activa el empleo y se ofrecen alternativas en las comarcas que dependen de las centrales térmicas.

En una entrevista en la Cadena Ser, Ribera ha destacado que «no es ningún secreto para nadie» que, como consecuencia de la normativa comunitaria y de la decisiones ya tomadas por el Gobierno anterior, la actividad de las centrales térmicas que se alimentan de carbón «es algo que irá decayendo».

«Se necesita mostrar que una sociedad moderna, una sociedad solidaria entiende la preocupación concentrada en esos espacios y ofrece alternativas para esos espacios», ha recalcado y ha señalado que hasta ahora ese compromiso por buscar alternativas «no ha estado presente».

La ministra ha asegurado que su ministerio ya se ha puesto a trabajar en el borrador de una estrategia de transición ecológica para llegar a un modelo de las energías renovables. El objetivo, ha señalado, es «que todos los operadores económicos, institucionales y la sociedad» formen parte de este cambio.

Sobre la fecha límite para la actividad de las centrales que utilizan carbón, que el comité de expertos que ella presidía situaba en 2025, lo ha considerado orientativo y ha dicho que no han encontrado «todavía una decisión cerrada con respecto a todos estos aspectos que requieren una participación mucho más extensa».

Centrales nucleares

Ribera ha avanzado que el próximo viernes se nombrará al nuevo secretario de Estado de Energía cuyo nombre ya tiene en la cabeza, sin especificar si será hombre o mujer, y se ha referido también a la vida útil de las centrales nucleares.

«En principio, lo que dice el programa del PSOE y lo que dice la trayectoria tradicional en el marco energético es que son centrales pensadas para funcionar 40 años», ha señalado la ministra, para quien «lo más importante» es «no esperar a que las cosas ocurran y ya está», sino ir pensado cómo anticipar escenarios para que se produzcan de forma ordenada.

En este debate, ha llamado a preguntarse qué significaría una extensión de la vida útil de las centrales «desde los puntos de vista de los costes del cierre», un aspecto en el que considera que hay «distorsión», ya que, ha dicho, «nada apunta a que va a ser más barato cerrar más tarde que más pronto».

También ha instado a plantearse «cuál es la capacidad técnica de sustitución de ese parque» y cómo percibe la población el mantenimiento o el cierre de esas centrales.