«Es tecnología puntera, igual a la que recibiría el mismísimo Ortega»

Actualizado:

En el Hospital Clínico de Santiago hay tres aceleradores lineales, que permiten tratar al cabo del año a unos 1.700 pacientes. Su eficacia es tranversal a cualquier tipo de tumor y mejora sustancialmente los tiempos de tratamiento y de espera. También hace más fácil la vida del enfermo y de su familia, con la mitad de desplazamientos al hospital. Al frente de la unidad de oncología radioterápica está Antonio Gómez Caamaño, que asegura a ABC que «lo que le importa al paciente es ser tratado con la mejor tecnología». «Fuera de cuestiones políticas, lo principal es disponer de una tecnología tan avanzada como la que tienen los mejores hospitales del mundo, de manera que cualquier persona, por muy pobre que sea, va a recibir un tratamiento puntero, que sería el mismo que recibiría el mismísimo Amancio Ortega», afirma.

«Lo que antes era un tratamiento de dos meses, ahora es uno. O dicho en otras palabras, ahora estás tratando a dos pacientes en el tiempo en el que antes tratabas a uno» aclara Gómez Caamaño para ejemplificar el salto cualitativo que supuso la instalación de estos aparatos. Sobre la reacción de los pacientes que utilizan estas máquinas, el oncólogo lo tiene claro: «Claro que están contentos porque la diferencia es mucha».