África

Sudáfrica, de luto por la muerte de 60 personas por las devastadoras inundaciones

Más de 1.000 personas han tenido que huir de sus hogares en la costa este del país.

Actualizado:

Al menos 60 personas han perdido la vida por las devastadoras inundaciones, deslizamientos de tierra y los aludes provocados por las intensas lluvias de los últimos días y que ha obligado a más de mil sudafricanos a abandonar sus hogares. Las provincias más castigadas son KwaZulu-Natal y Cabo Oriental, situadas en la costa este de Sudáfrica.

A las fuertes precipitaciones de principios de semana, le siguieron repentinas inundaciones que han provocado el derrumbe de múltiples viviendas y colegio, varios edificios han colapsado y las carreteras han quedado impracticables. Los equipos de rescate continúan peinando las zonas afectadas en busca de personas atrapadas entre los escombros. El personal de emergencia informó que, por razones de seguridad, las escuelas y algunos negocios permanecen cerrados en las áreas más afectadas, entre las que se encuentra la ciudad de Durban. El gobierno ha enviado personal militar para ayudar en las labores de rescate y evacuación.

El presidente Cyril Rampahosa (en plena campaña electoral) visitó el miércoles la provincia de KwaZulu-Natal y prometió dedicar fondos de emergencia a las víctimas del desastre natural, aunque reconoció que la ayuda tardará en llegar. «La nación está de luto», dijo Ramaphosa, visiblemente conmovido al examinar los daños causados por la tormenta. «Nuestros corazones están con todas esas familias y con los afectados por este desastre. La fuerza de la naturaleza es brutal, y esto es en parte de lo que se trata el cambio climático, que golpea cuando menos lo esperamos», continuó el líder sudafricano.

Por su parte, los usuarios de las redes sociales se han movilizado para apoyar a los cientos de personas afectadas por las inundaciones.

Mozambique, también en alerta

Sudáfrica no el único país africano que se encuentra en alerta por las inclemencias del tiempo. Mozambique y Tanzania están en alerta máxima por el ciclón Kenneth, apenas un mes después de que la tormenta tropical Idai causara la muerte de más de 1.000 zimbabuenses y mozambiqueños y cerca de dos millones de personas quedaron a expensas de ayudas para seguir adelante. La ciudad de Beira (Mozambique) fue casi completamente arrasada por los vientos e inundaciones en marzo y se convirtió en el centro de una epidemia de cólera.

Se espera que Kenneth llegue el jueves al norte de Mozambique y al sur de Tanzania. El centro para la gestión de desastres emitió un comunicado el martes alertando sobre una tormenta tropical con rachas de vientos de entre 80 y 120 kilómetros por hora que podría afectar a unas 80.000 personas, principalmente en las provincias de Cabo Delgado y Nampula. A pesar de que no se espera que sea tan devastador como el ciclón Idai, las fuertes lluvias pueden obstaculizar las labores de reconstrucción de las zonas afectadas.