El proyecto se encuentra en fase de recaudación de fondos aún
El proyecto se encuentra en fase de recaudación de fondos aún - AP

El sorprendente plan de Sudáfrica: «secuestrar» un iceberg para convertirlo en agua potable

Un proyecto prevé trasladar hielo de la Antártida para garantizar agua dulce a los ciudadanos

ABC
Actualizado:

Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, vive con temor el hecho ser la primera gran ciudad del mundo que se está quedando sin agua potable. El «Día Cero», como se ha denominado a la fecha en la que los grifos podrían dejar de suministrar esta sustancia vital a los ciudadanos, se espera para el año 2019 y las autoridades han impuesto duras restricciones a su uso doméstico para evitar que este momento se produzca. Unas medidas que no parecen ser suficiente y que han obligado al país a barajar otras ideas.

Años de escasas lluvias y la peor sequía del siglo en la región junto con el aumento de la población y del consumo de agua, son los principales responsables de esta situación que la alcaldesa de la ciudad, Patricia de Lille, calificó de «punto sin retorno».

Las medidas puestas en marcha por las autoridades municipales para ahorrar el consumo en los hogares a comienzos de este año no tuvieron éxito. Limitar el uso de agua a 87 litros por persona y día, prohibir lavar los coches, regar los jardines y aconsejar a los ciudadanos limitar el uso del lavavajillas, no lograron concienciar al conjunto de la sociedad del grave problema que ya azotaba Sudáfrica entonces.

«Pese a nuestros llamamientos durante meses, el 60% de los habitantes de Ciudad del Cabo usa insensiblemente más de 87 litros por día», aseguró la alcaldesa. Por ello, a partir del 1 de febrero, el límite de consumo de agua diario se redujo a 50 litros por habitante y multas para quienes no cumplieran con la medida.

Ante este preocupante problema Nick Sloane propone «un plan desesperado para una situación extrema»: remolcar un iceberg desde la Antártida hasta las proximidades de la Ciudad del Cabo, situada a unos 2.000 kilómetros del norte. Para ello, quiere utilizar un petrolero, que tiraría con cables de la enorme masa de hielo, y dos barcas, que irían detrás para evitar que se desviara del camino hacia la ciudad.

El proyecto se encuentra en fase de recaudación de fondos aún, y ya ha logrado el 80% del coste estimado. Aunque es una solución verdaderamente costosa, es fundamental para abastecer a todos los habitantes de la Ciudad del Cabo a corto plazo.

La capa de hielo antártica es la mayor masa de hielo en la Tierra y contiene el 70 por ciento del agua dulce del mundo.