Un niño refugiado ruandés, desnutrido y hambriento, sentado desnudo, en un campo de refugiados. / ARCHIVO
Un niño refugiado ruandés, desnutrido y hambriento, sentado desnudo, en un campo de refugiados. / ARCHIVO

La solución al hambre en el mundo se conoce y bastan 30.000 millones de dólares para paliar la falta de comida

La FAO pide a los Gobiernos que no adopten medidas comerciales proteccionistas ni reduzcan la ayuda al desarrollo para no abocar a los países en desarrollo a una nueva crisis alimentaria

EUROPA PRESS |
MADRIDActualizado:

En vísperas de la celebración del Día Mundial de la Alimentación, diferentes ONG internacionales han alertado de que la solución al problema del hambre es "eficaz y conocida" y que requiere de 30.000 millones de dólares, al tiempo que denuncian la falta de apoyo a nivel globlal de los países desarrollados, que hablan de cifras billonarias para rescatar sus economías mientras reducen la ayuda al desarrollo.

La ONGD Manos Unidasha constatado que para combatir la falta de alimentos en el mundo se necesitan 30.000 millones de dólares (22.000 millones de euros) mientras se habla de cifras billonarias para paliar la crisis financiera en algunos países de Europa y las promesas de ayuda al desarrollo no llegan a los 20.000 millones.

Por su parte, el director de la ONG Acción Contra el Hambre, Olivier Longué, ha declarado que "invertir en la lucha contra el hambre es la apuesta más segura y rentable porque, al contrario de lo que ocurre con la financiera, la crisis alimentaria tiene una solución eficaz y conocida". Esta organización explica que se habla de " hambre estacional" porque "es un fenómeno que ocurre todos los años, es una situación previsible, por lo que es también evitable". "Hay hambre estacional porque las familias pobres tienen pocas reservas alimenticias" y porque no tienen la renta suficiente para comprar alimentos.

Casi mil personas pasan hambre en el mundo

Las organizaciones implicadas en la campaña Derecho a la alimentación. Urgente, Prosalus, Cáritas, Ingeniería sin Fronteras y Veterinarios sin Fronteras, también han denunciado que el número de hambrientos alcanzó el año pasado los 923 millones de personas en un mundo que "produce alimentos para el doble de sus habitantes". "Cuando el 75 por ciento de las personas que pasan hambre trabajan en el mundo rural, es decir, son productores de alimentos, y cuando se generan alimentos para el doble de los habitantes que actualmente hay en el planeta, se evidencia que la violación del derecho a la alimentación es un problema de acceso a los productos adecuados para satisfacer las necesidades alimenticias de todos los habitantes del planeta", han manifestado.

La organización Save the Children ha denunciado que millones de los niños más pobres del mundo, que sufren desnutrición, podrían enfrentarse con un futuro aún más incierto como consecuencia de la crisis financiera, de combustibles y de alimentos. "Como resultado de las tres grandes crisis que se han desatado en menos de un año, la mayoría de las familias de todo el mundo tendrán más dificultades para alimentar a sus niños, para proporcionarles acceso a la atención sanitaria y para mantenerles en la escuela", ha declarado el director de la organización, Alberto Soteres.

Varias de estas organizaciones coinciden en la necesidad de regresar a las políticas agrarias diseñadas en función de las necesidades de la población de cada país y con la participación de los agricultores, que estas políticas sean respetuosas con el medio ambiente y la diversidad biológica, que su objetivo final sea el derecho a la alimentación.

La FAO pide que no se reduzca la ayuda

El director de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jacques Diouf, ha pedido a los Gobiernos que no reduzcan su ayuda a los países en desarrollo ni introduzcan medidas proteccionistas en medio de la actual crisis financiera mundial y alertó de que llevar a cabo estas medidas pueden provocar el año que viene una nueva crisis alimentaria.

"La gran incertidumbre en la que se mueven hoy día los mercados internacionales y la amenaza de una recesión mundial puede tentar a los países a dirigirse hacia el proteccionismo y para volver a evaluar sus compromisos a la ayuda al deesarrollo", declaró Diouf. "Sería lamentable que éste fuera el caso y que el apoyo internacional de la voluntad política hacia la agricultura de los países en desarrollo se evaporara", añadie. Diouf también alerta de que estas medidas podrían incrementar el riesgo de otra crisis alimentaria el próximo año, a pesar de la cifra récord que ha alcanzado la cosecha de cereal que se logró el año pasado y que también se espera para éste.

De acuerdo con el último informe sobre la situación alimentaria y las perspectivas de cosechas que ha realizado esta agencia de la ONU, se prevé que la producción de este año se incremente un 4,9 por ciento hasta la cifra récord de 2,2 millones de toneladas. Al mismo tiempo, unos 36 países de todo el mundo se encuentran aún necesitados de ayuda externa como resultado de las pérdidas de cosechas, el conflicto, la inseguridad o los altos precios.

Al recordar el compromiso asumido hecho por los dirigentes mundiales en la Cumbre de Seguridad Alimentaria que se celebró el pasado mes de junio para tomar medidas ante la crisis alimentaria y su impacto sobre los pobres del mundo, alentó a los diferentes países para que continúen apoyando al sector agrícola en los países en desarrollo. "La crisis financiera mundial no debería hacernos olvidar la crisis alimentaria. La agricultura necesita una atención urgente y sostenible para que los hambrientos y la pobreza pasen a ser parte de la Historia", manifestó Diouf.