Solo un tercio de los mayores ríos del mundo fluye libremente

Un estudio estima que hay 60.000 grandes presas en todo el mundo y otras 3.700 en construcción

Actualizado:

Solo un tercio de los ríos más largos del mundo fluyen de forma libre y sin estar condicionados por la actividad humana, como presas o embalses, reveló este miércoles un estudio publicado en la revista Nature.

La investigación, elaborada por la Universidad de Montreal (Canadá) y la Universidad del Estado de Colorado (Estados Unidos), muestra cómo la actividad humana interrumpe el curso de los ríos, amenazando los ecosistemas y los recursos que estos son capaces de proveer.

En concreto, es el 37% de los 242 ríos más largos del mundo los que siguen fluyendo libremente. Además, los científicos determinaron que solo 21 de los 91 ríos del mundo que superan los 1.000 km que originalmente fluyeron hacia el océano aún conservan una conexión directa desde la fuente al mar. Los ríos de flujo libre que quedan en el planeta se limitan en gran medida a regiones remotas del Ártico, la Cuenca del Amazonas y la Cuenca del Congo.

El profesor al frente del estudio, Günther Grill, y su equipo desarrollaron un método para evaluar exhaustivamente el flujo de los ríos con el que analizaron hasta 12 millones de kilómetros de aguas de todo el mundo.

Estudiaron los efectos de la construcción de presas, así como otros factores clave que tienen una mayor influencia en el curso de las aguas como las barreras al flujo lateral, la infiltración, el uso y las regulaciones del agua y la formación de sedimentos.El estudio estima que hay alrededor de 60.000 grandes represas en todo el mundo, y más de 3.700 represas hidroeléctricas están actualmente planificadas o en construcción. A menudo se planifican y construyen a nivel de proyecto individual, lo que dificulta la evaluación de sus impactos reales en toda una cuenca o región.

Los expertos concluyeron que el flujo natural ha disminuido en cerca de la mitad de todos los ríos del mundo.

El 63 por ciento de los ríos más largos del mundo (más de 1.000 kilómetros de longitud) ya no fluye libremente, lo que representa casi el 41 por ciento del volumen mundial de estos.

Según la indagación, tanto las presas como los embalses son infraestructuras que contribuyen a la modificación de los ríos, ya que regulan e interrumpen su caudal.

La importancia de los ríos como ecosistemas es fundamental, ya que no solo proporcionan alimentos y agua, sino que hacen posible actividades económicas como la agricultura.