En mayo de 2017 murieron 26 personas por tiroteo contra un autobús de cristianos coptos en Egipto
En mayo de 2017 murieron 26 personas por tiroteo contra un autobús de cristianos coptos en Egipto - EFE

Seis de cada diez personas viven en un país que no respeta la libertad religiosa

Uno de cada cinco cristianos viven en países donde hay persecución o discriminación

MadridActualizado:

La libertad religiosa se deteriora. El número de países donde se vulnera este derecho fundamental aumenta y ya el 61% de la población mundial vive en países donde los ciudadanos no pueden expresar con total libertad su fe. Esta es una de las principales conclusiones del «Informe de Libertad Religiosa en el Mundo», presentado este jueves a nivel internacional por la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada.

El informe, que analiza cada dos años el «estado de salud» de la libertad religiosa, clasifica a los países entre aquellos en donde se discrimina por causa de la fe y aquellos en los que hay persecución, incluso hasta la muerte, por seguir una religión. De los 196 países analizados, en 38 de ellos (20%) se producen graves violaciones contra la libertad religiosa, de los cuales en 21 se sufre persecución y en 17 hay discriminación.

En 18 de ellos, la situación —aún siendo muy grave— ha empeorado en los últimos dos años. Se trata de Brunei, Birmania, China, India, Indonesia, Libia, Maldivas, Turquía, Yemen, Mauritania, Níger Paquistán, Somalia, Kazajistán, Kirguistán, Irán, Rusia y Tayikistán.

«En estos dos últimos se ha producido un desprecio cada vez más mayor a este derecho fundamental. Por eso queremos lanzar una voz de alarma. Todos sabemos que la vulneración de la libertad religiosa es algo muy grave porque es el barómetro de otros muchos derechos fundamentales», aseguró este jueves el director de Ayuda a la Iglesia Necesitada, Javier Menendez Ros, durante la presentación de este informe, el único que realiza una organización católica.

El radicalismo islámico, los estados autoritarios y los nacionalismos extremos están detrás de la mayoría de las persecuciones y discriminaciones. En los dos últimos años, los regímenes autoritarios se han convertido en la peor amenaza a la libertad religiosa, ya que afectan al mayor número de personas: 1.700 millones, seguido de los ultranacionalismos que sufren 1.470 millones de ciudadanos. Ambos regímenes extremistas están presentes en 16 naciones y afectan a más de 3.000 millones de personas. Entre ellos, se encuentran países como China, India, Corea del Norte, Birmania, Vietnam o Kirguistán.

Aunque en China, Rusia e India se ha notado una importante decadencia en los últimos dos años, el informe subraya que en India la situación ha empeorado mucho más. El segundo país más poblado del mundo y con una economía que crece a gran velocidad, los actos atroces de violencia por odio religioso van en aumento. En 2017, en esta nación se registraron 736 ataques a cristianos frente a los 358 de 2016.

«Las minorías religiosas son percibidas por grupos extremistas y por el propio gobierno como una amenaza a la integridad del estado, acusándolas de actuar contra el Estado y promover valores contrarios a la llamada cultura nacional. Estas reivindicaciones indican una mentalidad nacionalista que identifica la nación Estado exclusivamente con el hinduismo», denuncia el informe, que se ha hecho público también en ciudades como Roma, París, Chile, Lisboa o Nueva York.

La otra amenaza a la libertad religiosa sigue siendo el extremismo islámico. A pesar de su retroceso en Oriente Medio, el yihadismo continúa vulnerando la libertad religiosa de 1.337 millones de personas en 22 países del mundo.

El dato positivo es la mejoría de la situación en Siria e Irak tras la derrota militar del Daesh, que ha permitido el regreso de las minorías religiosas a sus lugares de origen como es el caso de los cristiano de la Llanura de Nínive (Irak). En septiembre de 2018, cerca de la mitad de esa población (el 45,2%) había regresado a sus hogares después de verse obligada a huir en 2014.

El yihadismo amenaza, sin embargo, la libertad religiosa en el cinturón central de África con consecuencias devastadoras en Nigeria, Somalia y Madagascar, donde se ha exportado el islam wahabí.

En Europa, el extremismo islamista se ha convertido en un nuevo fenómeno: «el terrorismo de vecindario», ya que muchos de los terroristas vivían a poca distancia del lugar en el que cometieron sus atrocidades. Según recuerda el estudio, la amenaza, en la que también se mezclan cuestiones políticas, ha sido más generalizada de lo que hacen suponer las apariencias habida cuenta de los planes de los militantes extremistas truncados con éxito por la policía y los cuerpos de seguridad en los últimos dos años.

El informe revela además que el cristianismo sigue siendo la religión más perseguida del mundo. De hecho 327 millones de cristianos (uno de cada cinco) viven en países con persecución religiosa o donde existe discriminación.