Sánchez imita a Macron y lee una carta que le enviaron niños pidiéndole que luche contra la contaminación

El presidente del Gobierno asegura que no se puede obviar «el mandato de quienes heredarán nuestro mañana»

Actualizado:

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha leído esta mañana durante la apertura de la Conferencia Internacional sobre Cambio Climático «Change the change», que se celebra hasta este viernes en el palacio de Congresos Kursaal de San Sebastián, una carta que le han remitido niños de cinco años pidiendo que se reduzca el plástico que contamina nuestros mares, porque «nos estamos jugando mucho y los niños nos piden que actuemos porque el futuro descansa en nuestras manos». «No podemos obviar el mandato de quienes heredarán nuestro mañana», ha afirmado.

A su juicio, «hay que cambiar la percepción que tenemos del cambio climático». «Es preciso cambiar nuestra mirada y acentuar el precio que podemos pagar si no lo hacemos como la ciencia dice que lo hagamos», ha asegurado, al tiempo que ha advertido de que «ésta no es una batalla ideológica», sino a favor de la ciencia.

Han sido los alumnos de un colegio público de Galapagar los que han escrito cartas a líderes mundiales como Trump, Putin, Merkel o Sánchez pidiéndoles ayuda para salvar el planeta. Su sorpresa llegó cuando recibieron la contestación del gabinete del presidente francés, Emmanuel Macron, satisfecho por «la movilización de las generaciones más jóvenes en favor de un mundo más respetuoso con el medio ambiente».

Ayer martes, el colegio La Navata recibió una llamada desde la Presidencia del Gobierno de Pedro Sánchez pidiendo «la autorización de los padres de estos alumnos, con objeto de responder su misiva», al tratarse de niños de cinco años, explicó a EFE Guiomar Romero, la profesora de estos «pequeños activistas». Hoy, el jefe del Ejecutivo, se ha hecho eco de las peticiones de estos pequeños, que han iniciado el proyecto «Dale la vuelta al Mundo» que busca concienciar sobre el cuidado medioambiental, y esta clase, que se definió con el nombre de «pingüinos», estuvo «reflexionando sobre los plásticos que llegaban a la Antártida», relató Romero.