Lydia Kavina, nieta del primer primo de Léon Theremin, es la theremista más importante - ABC

¿Sabes qué es el theremín?

El ingenio musical se toca sin entrar en contacto con él y se usa en el cine de ciencia ficción

MadridActualizado:

Se trata de un instrumento musical poco conocido aunque su sonido es muy popular entre los amantes del cine de terror o de ciencia ficción. Este año el Festival Internacional de Música de Cine de Tenerife (Fimucité), que se celebrará del 21 y el 29 de septiembre, le dedicará su decimoseguna edición. Es el theremín.

El theremín, llamado eterófono en su versión primitiva, es uno de los primeros instrumentos musicales electrónicos. Está compuesto por una caja y dos antenas y fue creado en 1919 por el músico y científico ruso Lev Serguéievich Termen (quien luego afrancesó su nombre a León Thérémin). Lo creó para la violinista lituana Clara Rockmore que se convirtió en la máxima representación de la técnica e interpretación del theremín.

Este particular instrumento se toca sin entrar en contacto con él y ha sido utilizado en numerosas películas de ciencia ficción y terror clásicas. Se ejecuta acercando y alejando la mano de cada una de las antenas correspondientes, sin llegar a tocarlas. La antena derecha suele ser recta y en vertical, y sirve para controlar la frecuencia o tono: cuanto más cerca esté la mano derecha de la misma, más agudo será el sonido producido. La antena izquierda es horizontal y con forma de bucle, y sirve para controlar el volumen: cuanto más cerca de la misma esté la mano izquierda, más baja el volumen, y viceversa.

Lev Serguéievich Termen
Lev Serguéievich Termen - ABC

El misterioso y agónico sonido del theremín ha fascinado a grandes directores de cine de las décadas de 1940 y 1950, para ambientar, a base de un uso efectista, películas de ciencia ficción y terror en la era anterior al sintetizador.

El uso del theremin más conocido en una película clásica quizá sea en Ultimátum a La Tierra (1951) de Robert Wise. En este film el compositor Bernard Herrmann utiliza dos theremines en la paleta orquestal. El uso de ambos servía para dar un aire futurista y para enfatizar la amenaza procedente del espacio exterior, que se manifestaba en su más amplia resonancia en el hierático personaje del gigantesco robot Gort.

El compositor Miklós Rózsa también hizo uso frecuente de este primitivo sintetizador para expresar la inestabilidad emocional de sus protagonistas en filmes de cine negro en la década de 1940. Así en Recuerda (1945) de Alfred Hitchcock, el sonido del theremin aparecía cuando los pensamientos obsesivos se adueñaban de la voluntad de John Ballantine (Gregory Peck). Asimismo, en Días sin huella de Billy Wilder, los momentos de embriaguez del alcohólico Don Birnam (Ray Milland) eran subrayados por este instrumento, que adquiere toda su potencialidad sonora y dramática en la escena del delírium trémens.

En la actualidad, Lydia Kavina, nieta del primer primo de Léon Theremin, es la theremista más importante y gran impulsora a nivel mundial de este instrumento, que ha tocado en películas como eXistenZ de David Cronenberg, Ed Wood de Tim Burton y El maquinista de Brad Anderson.

Kavina será una de las protagonistas de la gala de clausura de Fimucité, donde actuará como solista bajo la batuta del director invitado Ben Foster.