Los Reyes, en Sant Llorenç
Los Reyes, en Sant Llorenç - Gobierno balear

Los Reyes visitan Sant Llorenç, el pueblo arrasado por el agua

La intensa actividad de los vecinos para sacar el agua y el barro de sus casas se interrumpió por la llegada de Don Felipe y Doña Letizia

Sant Llorenç Des CardassarActualizado:

Los Reyes recorrieron este viernes las calles de Sant Llorenç, que el pasado martes quedaron anegadas por el desbordamiento de un torrente y que ha costado la vida a doce personas, mientras un niño de cinco años continúa desaparecido.

Durante un largo paseo por el centro del pueblo, Don Felipe y Doña Letizia saludaron uno a uno a los cientos de vecinos que se fueron agolpando a las puertas de sus casas para recibirles. Los Reyes les expresaron su pesar por las pérdidas materiales y por la muerte de doce personas. Los vecinos aprovecharon para contarles cómo habían vivido la riada y quiénes eran los vecinos que habían perdido la vida en la mayor catástrofe de la historia reciente de Mallorca. «Me parece bien que vengan y vean lo que ha pasado», afirmó una vecina.

Durante el recorrido, que duró más de dos horas, Don Felipe y Doña Letizia entraron en varias viviendas para observar de primera mano los estragos que había causado el agua. Incluso se detuvieron con algunas personas que querían tomarse fotos con ellos con sus teléfonos móviles.

«Lo perdí todo»

Entre las casas que visitaron estaba la del matrimonio formado por Jerónima Sureda y Pep Fullana, de 74 y 73 años, respectivamente. Con ellos vive Jeroni, de 42 años. El torrente les destruyó todo, ya que el agua trepó «hasta 60 centímetros», cuenta Jerónima. La familia pudo escapar subiendo a la planta superior de la vivienda, que se encuentra ubicada en la plaza Jaime Santandreu, más conocida como la del «Quesito».

Con una sonrisa radiante, que nada parecía recordar lo sucedido, Jerónima relató que lo perdió todo. «No tengo muebles ni ningún electrodoméstico, solo la nevera», lamentó esta anciana, que logró volver a su casa este viernes solo para limpiar porque de momento se ha refugiado con su hermana, que vive en otra parte del pueblo menos afectada por la inundación.

Pep, el hijo del matrimonio, contó que los Reyes les preguntaron cómo habían vivido lo ocurrido, hasta dónde había llegado el agua y si pasaron miedo. «Que venga gente importante nos hace coger fuerzas aunque no nos quita el cansancio», añadió. Jerónima explicó que el Rey le dijo que marcara la puerta para saber hasta dónde había llegado el agua. «Pero yo le dije que eso lo recordaría siempre de todas formas».

Durante el recorrido, los Reyes estuvieron acompañados por el ministro de Ciencia, Innovación y Univeridades, Pedro Duque y la presidenta del Gobierno balear, Francina Armengol. Los Reyes visitaron también a los miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME), donde fueron recibidos con aplausos y vítores por parte de los vecinos que se agolpaban a sus puertas. Luego se acercaron al Centro de Coordinación de Emergencias para saludar a miembros de la Policía, Guardia Civil, Protección Civil, Cruz Roja, 112, servicios sanitarios y agentes forestales. Entre ellos también se encontraba el alcalde de Sant Llorenç y de los otros municipios afectados: Son Servera, Artá, Manacor. Solo el de Capdepera estuvo ausente.

«Un futuro inmediato difícil»

Al término de la visita, Don Felipe manifestó su impresión de lo ocurrido a un grupo de periodistas. «Esta visita nos ha permitido dar cuenta de la dimensión de la tragedia en un sitio tan pequeño. La peor parte son las víctimas y el niño desaparecido. Pero, al menos, nos vamos con una imagen muy positiva de enorme capacidad de superación, de voluntad de salir adelante». Felipe VI remarcó también que los voluntarios -alrededor de 1.000 personas desplegadas por toda la comarca de Llevant- «han venido a ayudar en lo posible a gente que lo ha pasado mal» y que «tienen por delante un futuro inmediato muy difícil».

Además, el monarca afirmó que con su visita al puesto de mando ha podido comprobar cómo el «esfuerzo inmediato» se ha «visto muy bien plasmado». Asimismo, confió en que haya pronto «ayuda» para que los afectados «recuperen la normalidad lo antes posible». «El mensaje que nos llevamos, en un día tan especial como hoy, es enorme orgullo por la solidaridad», dijo el Rey, insistiendo en que está «muy impresionado» y en que «toda España está muy pendiente» de Mallorca.

Felipe VI resaltó que los vecinos les expresaron sobre todo «voluntad de salir adelante». Durante la visita, los Reyes también charlaron con numerosos jóvenes voluntarios que se habían desplazado al municipio para ayudar en las tareas de limpieza.

Los Reyes realizaron esta visita oficial después de la tradicional recepción en el Palacio Real con motivo del Día de la Fiesta Nacional. Este año, la presidenta balear se ha ausentado de los actos por el 12 de octubre debido a los trágicos sucesos en Mallorca.