El reto demográfico: habla la España vacía

Actualizado:

Aragón: El Gobierno de Aragón insiste en que la lucha contra la despoblación pasa por articular y poner en práctica la estrategia nacional, suficientemente financiada, con la participación protagonista de las entidades locales y de forma coordinada entre todos los niveles políticos, incluida la UE. «Urge una financiación justa para las regiones despobladas, un modelo de financiación autonómica que tenga en cuenta los criterios demográficos y de despoblación», afirma el comisionado del Gobierno aragonés para la lucha contra el desierto demográfico, Javier Allué. En Aragón, prácticamente uno de cada tres municipios está en riesgo de extinción: 200 subsisten con menos de 100 habitantes empadronados. Según los datos del INE, el medio rural aragonés está perdiendo más de mil habitantes al mes, más de 16.000 en un año.

Castilla-La Mancha: De los 919 municipios de Castilla-La Mancha, un 70 por ciento (641) tiene menos de 1.000 habitantes. Quizá sorprenda saber que la despoblación no solo es un fenómeno que afecta a lo rural. Talavera de la Reina es la ciudad con más paro del centro de España y, debido a la crisis, ha pasado de ser la segunda a la cuarta ciudad más poblada de la región. Hace dos años, la Junta que preside Emiliano García-Page acordó establecer «cinco áreas geográficas con necesidades específicas de desarrollo». Estas son las que se benefician de las llamadas Inversiones Territoriales Integradas, a las que «se prioriza» en las ayudas. Desde la Junta piden a la UE y al Gobierno central que acabe con la desigualdad que supone la brecha digital. Ponen un ejemplo: mientras que en los grandes núcleos los operadores financian la extensión de redes, en las zonas más despobladas son las regiones las que tienen que hacerlo.

Castilla y León: Castilla y León ha sido la encargada de trasladar la batalla contra la despoblación a Europa y prueba de ello es que su presidente, Juan Vicente Herrera, defendió en el Comité de las Regiones de Europa un dictamen, que fue aprobado, sobre el reto demográfico que contenía posibles medidas de actuación. La Comunidad también lidera el grupo de trabajo sobre despoblación y envejecimiento creado en el seno de la Conferencia de Presidentes de Parlamentos Regionales de Europa. En el marco de la reforma de la Política Agraria Común, la región introdujo una enmienda para que se contemple un fondo específico para impulsar la actividad en las zonas despobladas.