Reporteros sin Fronteras denuncia que la libertad de prensa en Cataluña «vive los meses más negros de la historia democrática»

Siria, con 12 periodistas fallecidos, fue en 2017 el país más mortífero para los medios de comunicación

MADRIDActualizado:

Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha denunciado este jueves que la libertad de prensa en Cataluña «vive los meses más negros de la historia democrática» debido «al ciberacoso, las amenazas y los ataques avivados» que sufren algunos periodistas «por señalamientos desde el poder, linchamientos en redes sociales, amedrentamientos, agresiones físicas y hostigamientos».

Este conflicto entre las fuerzas independentistas catalanas y el gobierno central «han dificultado extraordinariamente la labor de la prensa» y ha pasado una «lenta pero constante factura» a los profesionales de la comunicación.

Así lo refleja esta organización en su Informe Anual 2017, en el que hace un repaso a la libertad de información en el resto del mundo. Ese análisis revela situaciones muy preocupantes como el caso de Siria. Con 12 periodistas fallecidos en 2017, este país de Oriente Medio es desde el año 2012 el «más mortífero para los medios de comunicación». En América, el primer puesto lo ocupa México, con 11 fallecidos. «Es el país de América donde más periodistas mueren por contar la verdad. El Gobierno creó una institución para protegerlos pero el fracaso está a la vista», aseguró este jueves el presidente de RSF, Alfonso Armada, durante la presentación de este balance y que contó también con la presencia de la periodista Pepa Bueno.

«Un paso a la cárcel o la muerte»

A lo largo de 2017, 65 periodistas fueron asesinados, 54 fueron secuestrados y 326 fueron detenidos. Para Armada estos datos demuestran que en muchos países del mundo «trabajar de periodista es un paso a la cárcel o a la muerte».

Entre los país donde la libertad de información está más amenazada RSF destaca Turquía. «Turquía es ahora mismo, junto a México, un permanente foco de inquietud para RSF. El régimen de Erdogán no retrocede en su órdago para eliminar el periodismo independiente. Turquía es, junto con China, la mayor cárcel de periodistas del mundo», afirmó Armada.

RSF también destaca la situación del continente africano. En 2017 se registraron menos asesinatos de periodistas que en 2016 pero la caída obedece, según el propio informe, a una «reducción de las coberturas tanto de medios locales como internacionales». «Muchos periodistas optan por el exilio o el cambio de profesión, muchos medios se cierran por hostigamiento de dirigentes que son verdaderos depredadores de la libertad de expresión», subraya este balance anual.