Registran 45 notificaciones graves por reacciones adversas a la vacuna contra el papiloma
Sophie Weisz (14 años) reacciona cuando le es administrado una dosis de la vacuna Gardasil, la primera en el mundo capaz de prevenir el cáncer en el cuello del útero durante su presentación en Sydney en 2006

Registran 45 notificaciones graves por reacciones adversas a la vacuna contra el papiloma

EFE | BARCELONA
Actualizado:

El Sistema Español de Farmacovigilancia (SEFV) ha recibido, desde que se inició la vacunación contra el virus del papiloma humano, al menos 120 notificaciones de posibles efectos adversos, según ha podido saber Efe de fuentes sanitarias.

Además, se da la circunstancia de que quince de los casos contabilizados han sido notificaciones hechas por la propia industria farmacéutica.

45 de las al menos 120 notificaciones son graves

Las mismas fuentes han revelado que de todas las notificaciones de posibles efectos adversos realizadas en el conjunto del territorio nacional hasta el pasado 10 de febrero, 45 se consideraban como graves.

También ha sabido Efe que siete de estas jóvenes tuvieron que ser hospitalizadas, cinco de ellas con convulsiones, y que un tercio de las 120 jóvenes afectadas presentaron problemas neurológicos como mareos, síncopes o pérdidas del conocimiento. Fuentes del Ministerio de Sanidad, por el contrario, han asegurado a Efe que sólo hay cinco casos de sospecha de reacciones adversas tras ser administrada la vacuna, en los que están incluidos los dos de Valencia.

El Ministerio ha asegurado igualmente que en los otros tres casos las jóvenes han sufrido sólo bajadas de tensión, convulsiones o desmayos que no han requerido hospitalización.

En Cataluña las notificaciones de posibles efectos adversos se comunicaron en 2008

Según ha confirmado a Efe el centro de Farmacovigilancia de Cataluña, desde que se inició la campaña de vacunaciones contra el virus del papiloma humano en esta comunidad se han recibido cinco notificaciones de posibles efectos adversos, y todos ellos se comunicaron en el año 2008.

De los cinco casos declarados en Cataluña, dos fueron calificados como graves, aunque no sufrieron convulsiones, y en otro el supuesto efecto adverso se dio en el hijo de una joven vacunada, que nació con una malformación cardíaca. Las otras dos jóvenes sufrieron dolores articulares intensos y musculares.

Cuatro de las cinco jóvenes catalanas sobre las que hay sospecha de efectos adversos se habían vacunado con Gardasil, del laboratorio Sanofi-Pasteur-MSD, y la otra con Cervarix, de GlaxoSmithKline.