epa

Reducir la ansiedad, un buen método para bajar de peso

La meditación para personas obesas se presenta como una buena opción para sobrellevar el esfuerzo que suponen las dietas

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La milenaria técnica de meditación budista denominada « mindfulness» o «atención plena» se está incorporando de forma novedosa y eficaz a las terapias contra la obesidad para que los pacientes con sobrepeso elijan alimentos más saludables, coman despacio y en menor cantidad.

Estos son los principales beneficios que aporta esta técnica según ha señalado este viernes Miguel Ángel Escartí, director médico y cirujano bariátrico de la clínica para el tratamiento de la obesidad IntraObes, con presencia en Murcia, uno de los centros que está integrando de forma pionera esta técnica dentro de sus terapias psicológicas, cognitivas y conductuales con pacientes obsesos.

Así, consiste en entrenar la capacidad de atención de los pacientes y sus emociones para que tomen conciencia del momento presente a través de los cinco sentidos, aceptando la realidad y sin juzgarla. En terapias contra la obesidad consigue que los pacientes no coman de manera automática, reduciendo al mismo tiempo la ansiedad y el estrés. Y es que, según ha comentado el doctor Escartí, «en los últimos 30 años estamos viviendo un 'boom' en cuanto a la incorporación de la meditación budista en la psicología occidental para tratar distintos trastornos psicológicos».

Tomar consciencia

Esta técnica consigue que los pacientes se relacionen con la comida con «atención plena» y de forma consciente, saboreando los alimentos y tomando conciencia de las señales gástricas que experimentan al ingerirlos, con gratitud hacia el alimento y hacia todos aquellos que han hecho posible que esté en su plato.

Como ha comentado Escartí, «al entrenar la capacidad de atención de los pacientes para que se centren y experimenten lo que comen y no piensen en otras cosas, se evita que engullan de manera automática, se reduce el estrés y la ansiedad, haciendo que saboreen lentamente los alimentos, comiendo más despacio y también en menor cantidad ya que los pacientes se sacian antes». Asimismo, ha afirmado que «tomando conciencia de la forma de actuar y de pensar, el paciente aprende a manejar sus pensamientos irracionales que le impulsan a comer de forma no saludable, eligiendo por ejemplo dos bollos de chocolate en un momento de ansiedad o estrés».

Por otro lado, en el momento de ir a comprar al supermercado, «los pacientes que practican mindfulness lo hacen con atención plena, eligiendo los alimentos que más le convienen, sin dejarse llevar por sus emociones», ha subrayado el director médico de IntraObes.