En primer término, la herramienta informática instalada en el móvil. Detrás, los doctores Rodríguez y Espejo junto a los padres de Javier
En primer término, la herramienta informática instalada en el móvil. Detrás, los doctores Rodríguez y Espejo junto a los padres de Javier - JAIMA GARCÍA
10 de octubre: Día de la Salud Mental

Una app rastreará las ideas suicidas de los pacientes de Madrid

El Hospital 12 de Octubre experimenta con 30 personas con trastornos psicóticos

Actualizado:

«Conspiración», «envenenamiento» y el nombre de fármacos con los que acabar con la vida. Un primer diccionario contiene mil palabras que aluden a ideas suicidas y delirantes. En el lado inverso, se ha trazado un diccionario «neutro», con términos que aluden a «minerales»y «plantas». Es la diferencia de nomenclaturas que discierne la aplicación informática Searching Help desarrollada por la empresa Yslandia, que ha activado el Hospital 12 de Octubre de Madrid para evaluar a 30 pacientes que han sufrido episodios psicóticos.

Tras uno de esos brotes, los enfermos con esquizofrenia o trastorno bipolar suelen experimentar entre seis y doce meses de gran ansiedad. Ahí, pueden registrar alguna tentativa de suicidio. El 80% de los ingresos se producen en ese periodo por «descompensación» de estos pacientes. Normalmente, son personas muy jóvenes, con una edad media de 20 a 24 años. El 3% de ellos acaban quitándose la vida tras uno de esos episodios psicóticos, afirma el psicólogo clínico Juan Manuel Espejo.

Tan gruesas son las cifras que se cree que la tecnología puede resultar «fundamental» para mejorar la atención precoz y la funcionalidad del paciente, evitar la posibilidad de recaída y un desenlace no deseado, explicó en la presentación de la APP Roberto Rodríguez-Jiménez, jefe de sección del servicio de Psiquiatría del hospital madrileño. Desde el centro se ha considerado que rastrear las búsquedas que estas personas hacen en internet y monitorizar sus interacciones en redes sociales (desde los likes que da hasta las canciones que cuelga) supone, para los psiquiatras, una herramienta de enorme precisión. «Cuando un paciente tiene un brote, tiene una hiperactividad en redes sociales. Puede dar 100 veces me gusta, poner 30 comentarios y enviar decenas de solicitud de amistad en 5 minutos», desgrana Borja Anguita, director de Transformación Digital de Yslandia.

La herramienta es apta para controlar las búsquedas y revisar el estado del paciente en sus ordenadores, tabletas y móviles. Todo delirio será chequeado, así como el rango horario en que hacen las consultas, el ratio de búsqueda de palabras clave o el tipo de páginas visitadas y los post que comparte. No obstante, la aplicación no invade la intimidad de los enfermos, que se la instalan y desinstalan voluntariamente, son anónimos dentro de la plataforma salvo para sus médicos y son estos los únicos que dan la voz de alarma cuando detectan conductas obsesivas en el panel de control. La propia herramienta informática envía un aviso urgente por correo electrónico y WhatsApp a profesionales como el doctor Espejo, que avala «la buena aceptación» que ha tenido entre los pacientes.

Un problema «escondido»

La finalidad última es evitar el suicidio de personas con un trastorno. O cuyo tratamiento no está resultando. Para Javier Bonet,padre de uno de estos muchachos que se quitó la vida a los 21 años con un trastorno bipolar diagnosticado, no se está dando a la salud mental la importancia que precisa. Tampoco se visibiliza, por una cuestión de tabúes o de silencios, la magnitud del problema del suicidio «escondido» en nuestro país, donde 4.000 personas murieron el año pasado por este motivo.

La herramienta mide todas las interacciones del paciente en redes sociales y sus búsquedas

«Hay once personas quitándose la vida cada día, cualquier ayuda que evite este drama es bienvenida y hay que apoyarla», señala Javier, aunque dice que hay que subrayar «que si alguien quiere quitarse la vida, lo hará». Javier era, paradójicamente, solloza, un chico «al que le encantaba vivir. Siempre estaba planeando cosas».

Searching Help se ha instalado en una fase piloto sobre 30 pacientes con esquizofrenia. Si los resultados son favorables, se irá ampliando de forma progresiva a más enfermos.