Querella contra el humorista Leo Bassi por ofender sentimientos religiosos

EFE/Madrid
Actualizado:

El Centro Jurídico Tomás Moro ha presentado hoy una querella contra Leo Bassi y el Teatro Alfil, en el que desde el pasado 17 de enero el humorista italiano representa "Revelación", un espectáculo que, según los denunciantes, ofende los sentimientos religiosos.

"El contenido de la obra y la intención del intérprete, como viene a reconocer éste durante la representación de la misma, es ofender a todo aquel que tenga creencias religiosas. Tal proceder está penado en el artículo 525.1 del Código Penal con una multa de 8 a 12 meses", explica el Centro Jurídico Tomás Moro en una nota de prensa difundida hoy.

Esta asociación, que se define dentro de la corriente del humanismo cristiano, se querelló el año pasado también contra el dramaturgo Iñigo Ramírez de Haro cuando estrenó en el Círculo de Bellas Artes de Madrid la obra "Me cago en dios", en un litigio que fue archivado.

Ahora, el Centro Jurídico Tomás Moro se ha querellado contra Leo Bassi y ha pedido a los tribunales que, como medida cautelar, suspendan la representación de la obra, que prevé estar en la cartelera del Alfil hasta el 12 de marzo.

En "Revelación", el humorista italiano, creador de unos espectáculos que se caracterizan por sus provocadoras críticas sociales o políticas, se sumerge en la contradicción de que en un mundo como el de hoy, tan avanzado científica y técnicamente, proliferen las sectas, los fundamentalismos religiosos y el oscurantismo.

Leo Bassi se disfraza de papa, de telepredicador o de fundamentalista en "Revelación", un espectáculo en el que invoca a filósofos y científicos de todos los tiempos, desde Descartes a Einstein, y en el que, entre otras parodias y números, llega a consagrar un preservativo.