Imagen de Nusrat Jahan Rafi
Imagen de Nusrat Jahan Rafi - ABC

Queman a una chica en Bangladesh tras denunciar a su director por acoso sexual

Este caso ha abierto un serio debate en el país asiático por la desprotección que sufren las mujeres antes actos machistas

ABC
Actualizado:

Una chica de 19 años de Bangladesh fue asesinada por varios compañeros de su colegio días después de haber denunciado a su director por acoso sexual. En concreto, los asesinos de Nusrat Jahan Rafi la bañaron con queroseno para luego prenderle fuego. La chica, que consiguió llegar con vida al hospital, tenía quemaduras en el 80% de su cuerpo. Este caso ha abierto un serio debate en el país asiático por la desprotección que sufren las mujeres antes actos machistas. Según los datos del Gobierno del país asiático, en 2018 hubo 201 casos de violación, pero se sospecha que esa cifra es mayor.

Los hechos comenzaron el pasado 27 de marzo, cuando el director de la escuela donde Nusrat iba a estudiar la llamó a su despacho. Allí, según el testimonio de la chica, el director comenzó a realizarle tocamientos. Antes de que el asunto avanzara más, Nusrat salió corriendo del despacho.

A pesar de que en Bangladesh estos hechos suelen quedar en nada por el miedo de la víctima a denunciar, Nusrat no se quedó parada y decidió ir a la comisaría a denunciar a su director por acosos sexual. Allí, un policía le tomó declaración grabándola en vídeo. En el mismo, Nusrat se tapa la cara con las manos por vergüenza y se puede escuchar al policía comentar que los hechos no son gran cosa. Días después el vídeo se filtró a los medios locales.

Tras la denuncia, el director fue detenido, pero el calvario de Nusrat no hizo sino comenzar. Dos estudiantes del colegio organizaron concentraciones exigiendo la puesta en libertad del director, a la vez que la gente de la localidad de Nusrat comenzó a culpar a la chica de lo sucedido.

Pero todo no quedó ahí. El 6 de abril Nusrat tenía que hacer los exámenes finales. Sin embargo, ese día sería el último al que iría a la escuela. Nada más llegar, una de sus compañeras le dijo que fuera a la azotea corriendo porque una de sus amigas estaba sufriendo una agresión. Al llegar, varios compañeros cubiertos con burkas empezaron a presionarla para que retirara los cargos hacia el director.

Nusrat se negó en rotundo, y en ese momento la rociaron con queroseno y le prendieron fuego. Los asesinos querían que todo pareciera un suicidio, pero su plan falló. Nusrat llegó a salir con vida de la escuela cuando acudió la ambulancia. En el trayecto al hospital, ella pudo grabar una declaración de lo sucedido antes de morir.

Su caso ha conmocionado a la población del país. Miles de personas acudieron a su funeral y se manifestaron para que haya más protección a las mujeres en Bangladesh. En total han sido arrestadas quince personas y el primer ministro, Sheikh Hasina, prometió a la familia de Nusrat que toda persona involucrada en el asesinato sería llevada ante la justicia. «Ninguno de los culpables se librará de una acción legal», aseveró.