¿Pueden votar las personas con discapacidad en otros países?

España podría convertirse en uno de los pocos países europeos en eliminar todas las restricciones

Actualizado:

España podría convertirse en uno de los pocos países europeos en eliminar todas las restricciones para que las personas con discapacidad puedan ejercer el derecho al voto. El primer paso se dio ayer en el Congreso de los Diputados al aprobarse por 341 votos a favor y ninguno en contra la toma en consideración de una Proposición de Ley de la Asamblea de Madrid, que tiene como objetivo la modificación de la Ley Orgánica 5/1985 de 19 de junio de Régimen Electoral General.

Pero, ¿cómo está el derecho a voto de las personas discapacitadas en otros países? En Portugal no está regulado el acceso al voto de las personas con síndrome de Down. Por ahora, depende del grado de su minusvalía, informa Francisco Chacón.

En Bélgica puede votar todo ciudadano que cumpla los requisitos básicos: ser belga y mayor de 18 años. Eso incluye a cualquier persona que no haya sido condenada y sentenciada a una pena que incluya la suspensión de sus derechos civiles. Los enfermos mentales pueden votar siempre que no hayan sido incapacitados formal y epecíficamente. También pueden votar, por supuesto, las personas con síndrome de Down, explica Enrique Serbeto.

Según la ley federal electoral de Alemania, informa Rosalía Sánchez, se niega el derecho de voto a personas «que tienen un tutor legal para todos los ámbitos de la vida», lo que incluye a los afectados por el síndrome de Down, que sí pueden en cambio votar en algunas de las elecciones regionales en los Bundesländer. Esta regla afecta a alrededor de 85.000 personas en todo el país. La Comisionada para los discapacitados en Alemania, Verena Bentele, ha planteado reiteradas exigencias para que se conceda el derecho a voto a este colectivo, alegando que esta norma no se ajusta ni a las derechos humanos en general ni a la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, celebrada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) en 2008.

En Austria, de acuerdo con el artículo 26.5 de su Constitución, una persona solo puede ser privada de su derecho a voto y de ser elegida en caso de una condena de tipo criminal, lo cual está especificado en la sección 22 de la legislación electoral del Parlamento, según explica un informe específico de Eurosocial.

En Italia, la ley electoral prohibía el derecho al voto a las personas que se encontraban en hospitales psiquiátricos y a las personas que tenían limitada su capacidad jurídica. Sin embargo, esto se eliminó con la ley de Basaglia. Actualmente no se aplica ninguna limitación al derecho al voto a las personas con discapacidad intelectual ni a las personas con discapacidad psicosocial.

En Reino Unido, la Ley de Administración Electoral del 2006 abolió la ley que establecía que una persona carece de capacidad para votar por razones de problemas en su salud mental.

En EE.UU., como en la mayoría de asuntos, la capacidad de las personas con síndrome de Down o con otras discapacidades mentales depende de la regulación de cada estado, informa Javier Ansorena. En la mayoría de los estados se establecen limitaciones para los ciudadanos bajo custodia legal o para los que se ha determinado legalmente su incapacidad mental. En 2012, había trece estados que impedían por completo el voto para este tipo de personas. Otros estados, como Idaho, Indiana o New Hampshire, no establecen ninguna limitación para el voto. Los defensores del derecho al voto de las personas con síndrome de Down acusan a las normativas restrictivas de violar el derecho fundamental al voto establecido en la Decimoquinta Enmienda de la Constitución y reafirmado en la Ley de Derecho al Voto de 1965, que prohibió la discriminación en el ejercicio de ese derecho.