Ya es público el mapa del genoma

Londres, agencias
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Dos equipos científicos en disputa, uno un proyecto internacional con financiamiento público y otro una empresa privada estadounidense, hicieron público hoy el esperado mapa del genoma humano, un acontecimiento que promete una revolución médica en la comprensión y el tratamiento de muchas enfermedades.

El Proyecto Genoma Humano (PGH), iniciado hace diez años por 16

centros de investigación con financiamiento público, publicó sus

resultados en la revista científica británica Nature. Por su parte,

su competidor, la empresa Celera Genomics, que logró sus resultados

en sólo dos años, los publicará en la revista norteamericana

Sciencey tenía anunciada para hoy una conferencia de prensa en

Washington. Ambos equipos habían anunciado ya en junio pasado haber completado la secuenciación del 99 por ciento de las letras que componen el código de la herencia humana, y lo que ahora dan a conocer es el ordenamiento de las secuencias de la proteína que contiene el código de la vida, el ADN o ácido desoxirribonucleico.

La tarea futura será ahora precisar la función de cada gene en la

generación de las 250. 000 proteínas que ayudan a producir y de las

cuales poseen el código, cosa que abrirá la vía a la comprensión y el

tratamiento de numerosas enfermedades, desde el asma y el mal de

Alzheimer hasta la depresión, la drogadicción y el cáncer.

Ahora, dijeron hoy los investigadores, la ciencia sabe que el

código genético humano tiene entre 30 y 40 mil genes, mucho menos de

lo que se suponía y más del doble de los 13. 600 de la mosca de la

fruta (Drosófila melanogaster), y que el ser vivo no es "prisionero

de sus genes" sino más bien producto del medio ambiente.

Según el PGH, los científicos han identificado ya 22. 000 de los

genes productores de proteínas en el ser humano.

John Sulston, jefe del equipo de Cambridge que secuenció un tercio

del genoma humano, destacó hoy que el descubrimiento de la

similaridad genética del hombre con otros organismos es prueba de la

teoría de la unidad de la vida adelantada por Charles Darwin:  la

idea de la evolución "como constante reconstrucción o recombinación

al azar de sus partes".

El mapa genético revela que los seres humanos son 99, 8 por ciento

genéticamente similares unos con otros y que muchos cientos de genes

parecen proceder de bacterias. El 95 por ciento del genoma humano,

por otra parte, consiste en genes que han estado inactivos por

millones de años, y parecen contener huellas de enfermedades virales

sufridas por la humanidad en el pasado.

Frente a los temores de que el desciframiento del código genético

humano pueda tener graves consecuencias éticas al dar la clave para

"producir" seres humanos "a la medida", se argumenta que ahora será

posible erradicar enfermedades hereditarias, reparar genes

defectuosos o extender la vida humana.

Además del Centro Sanger de Cambridge, el Proyecto Genoma Humano involucró 16 instituciones científicas de Gran Bretaña, Estados

Unidos, China, Japón, Francia y Alemania, reuniendo a cientos de

científicos con el aporte público de 300 millones de dólares.

El Proyecto Genoma Humano ha ido publicando los resultados de sus

investigaciones a medida que los completaba, poniéndolos a disposición de la comunidad científica internacional. Por el contrario, la empresa Celera Genomics, creada por el médico Craig Venter, vende sus resultados a empresas farmoquímicas, que los utilizan para la producción de medicamentos específicos.

Venter ha sido criticado por haber hecho uso para su empresa de

los resultados del PGH, mientras él acusa a los investigadores

estatales de actuar por envidia, por haber concluido su empresa el

trabajo mucho antes que el proyecto público. Ambos grupos fueron

exhortados el año pasado por el entonces presidente estadounidense

Bill Clinton a acallar sus diferencias y aunar sus esfuerzos.

Los caracteres individuales son heredados de padres a hijos a

través de 23 cromosomas, cada uno de los cuales está compuesto de

miles de genes. Los genes son largas cadenas de ADN en una doble

espiral, formada por nucleótidos o la combinación de tres de cuatro

letras (A, C, G y T). Cada gen contiene en sí la clave para la producción de una determinada proteína que cumple una función también

bien determinada en el organismo, desde que es concebido hasta que

muere.