María Jesús Pérez, moderadora de la mesa; Blanca Marsillach, Francisco Mesonero, Pablo Pineda, Marc Simón y Claudia Tecglen, de izquierda a derecha.
JORNADAS DE DISCAPACIDAD DE ABC

«La próxima revolución va a ser la de las personas con discapacidad»

«Este colectivo es el que tiene un menor índice de absentismo en el mercado laboral»

MadridActualizado:

La mesa sobre empleo y discapacidad ha reunido en la Biblioteca de ABC a un destacado grupo de ponentes, como la actriz y presidenta de Varela Producciones, Blanca Marsillach; el polifacético Pablo Pineda (maestro, conferenciante, actor, escritor...); el director general de la fundación Adecco, Francisco Mesonero; el director del área social de la fundación bancaria La Caixa, Marc Simón; y la presidenta de la asociación nacional «Convives con Espasticidad», Claudia Tecglen.

Sobre la entrada en el mercado laboral de las personas con discapacidad, Mesonero ha subrayado que «aunque los empresarios son los que crean empleo, los políticos deben facilitar un entorno apropiado» y ha añadido que «aún hay muchas barreras mentales y estereotipos que dificultan la contratación de las personas con discapacidad». Marsillach ha destacado «la profesionalidad» de las personas con discapacidad y en riesgo de exclusión social que trabajan en su compañía de teatro, aunque ha reconocido que «existen dificultades para normalizar su inclusión».

Pineda ha afirmado que es necesario que «la sociedad apueste por la contratación de estas personas. Todavía hay perjuicios por falta de conocimiento». Tras recordar su mala experiencia cuando quiso entrar en la universidad -fue la primera persona con síndrome de Down que accedió a ella en Europa- por culpa de la legislación sobre porcentajes de discapacidad, ha anunciado que «la próxima revolución en el mundo va a ser de las personas con discapacidad» y apostilló que «ojalá que yo lo vea».

Tecglen ha destacado que la inclusión «empieza en la escuela. La Administración nos ve como colectivos vulnerables y objetivo para las ayudas. Todas las personas tenemos capacidades y discapacidades. Hay que apostar por el talento y la excelencia y no por cubrir unos cupos». Y ha añadido que «la discriminación no nace de la maldad de la socidad, sino del desconocimiento. No somos superhéroes ni pobrecitos».

Mesonero ha recordado los datos del Informe Olivenza, que indican que el 64% de las personas con discapacidad tienen estudios, el 15% de ellos terminan el Bachillerato, otro 15% la Formación Profesional y sólo un 6,8% llega a la universidad.

Tecglen se ha referido también a las diferencias salariales que sufren las personas con discapacidad. «Se las debe exigir lo mismo que a cualquier otro trabajador, pero que también reciba la misma remuneración». Mesonero ha añadido que a pesar de la crisis, el empleo ha seguido aumentando entre las personas con discapacidad y ha destacado que este colectivo es «el que tiene un índice de absentismo menor».

Simón coincidió con otros ponentes en que la clave está en la formación y apuntó que La Caixa, a través del programa Incorpora, facilita el acceso al mercado laboral a casi 6.000 personas con discapacidad intelectual y física cada año y que colaboran con 350 entidades.

Pineda ha afirmado que el papel de los medios de comunicación «es fundamental» y ha recordado que su primera entrevista fue en ABC. «Pero la prensa debe dar una visión positiva» y, por ejemplo, no decir que una persona con síndrome de Down «padece de» o «sufre de», sino que «se disfruta».