Sede de Google en Silicon Valley
Sede de Google en Silicon Valley - ABC

Una profesión al alza en la banca y las tecnológicas

Una profesión al alza en la banca y las tecnológicas

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un ingeniero electrónico, aeronáutico, naval o un médico tienen más posibilidades de obtener un trabajo que un filólogo, filósofo o un licenciado en Historia del Arte. La última encuesta del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) no deja lugar a dudas.

Sin embargo, esto no parece preocuparles mucho a los estudiantes, que anteponen la pasión al dinero. «No es verdad que las carreras de Filosofía hayan perdido alumnos estos años, son héroes que resisten la presión de las familias y los orientadores», critica Antonio Campillo, decano de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Murcia.

Sin embargo, el comportamiento del mercado parece ser distinto fuera de España. En los países anglosajones la demanda de perfiles humanísticos es una realidad y más aún entre las empresas tecnológicas. Google, IBM o Microsoft se llevan a Silicon Valley a músicos, lingüistas, historiadores y filósofos. «No se puede decir que en el mercado español ahora mismo hay interés por la carreras humanísticas, lo que hoy en día triunfan son las carreras científicas como Física, Matemáticas, Medicina...

Sin embargo, los dobles grados o carreras en paralelo en las que se combina, por ejemplo, Física y Filosofía sí son muy valoradas. Al menos en Reino Unido, donde tanto la banca de inversión como las consultorías estratégicas demandan a un filósofo que también sea matemático, es decir, que tenga competencias numéricas y, al mismo tiempo, ayude a comprender la realidad», señala Alfredo Santos, director de la consultora de recursos humanos Morgan Philips Hudson.

En Estados Unidos es una realidad. «Las empresas necesitan gente con pensamiento creativo y capacidad crítica. Conviviremos con robots, a los que no solo hay que programar sino también dotar de emociones. El mercado español sabe que llegará la demanda de perfiles humanísticos aunque aún no se ha producido», explica Carlos Crespo, de la consultora People Matters.