El juez manda a prisión a Ángel Boza, miembro de La Manada, por robo con violencia

Boza ha declarado esta tarde ante el juez sevillano, tras ser detenido poco antes de las diez de la noche de ayer en la avenida Menéndez y Pelayo de la capital sevillana

Actualizado:

El titular del juzgado número 16 de Sevilla, Juan Gutiérrez Casillas, ha decretado prisión provisional sin fianza para Ángel Boza, miembro de la manada que fue detenido ayer por robar unas gafas de sol en un centro comercial y por atropellar a un vigilante de seguridad e intentar arrollar a otro, según informa Efe.

Boza ha declarado esta tarde ante el juez sevillano, tras ser detenido poco antes de las diez de la noche de ayer en la avenida Menéndez y Pelayo de la capital sevillana, una vez que los vigilantes del centro comercial avisaron a las fuerzas del orden después de no poder impedir que abandonase el establecimiento.

Nacido en 1991, Boza ya tenía antecedentes antes de ingresar en prisión por el caso de La Manada. Había sido pillado en más de una ocasión conduciendo bajo los efectos del alcohol y las drogas, así como por delitos de robo por fuerza. Este miércoles, además de llevarse unas gafas de sol del citado centro comercial, trató de atropellar a dos vigilantes de seguridad para escaparse. Había recuperado el carné de conducir días atrás, tras un período de retirada del mismo por delitos contra la seguridad vial.

Ángel Bozafue el último en incoporarse al grupo de La Manada y el más pequeño de sus miembros. Durante la noche del abuso sexual a la joven en Pamplona, fue el primero en besarla, tal como recoge la sentencia del caso. Durante su estancia en la prisión, ha aprovechado para obtener el certificado escolar.

Hasta ahora, había sido el menos mediático del grupo, y el único de La Manada que no está enjuiciado por el caso de Pozoblanco, la causa abierta por la que se acusa al resto de miembros de haber abusado sexualmente de una chica de 21 años durante las fiestas de Torrecampo (Córdoba) en 2016.