Varios niños juegan junto a un río contaminado en una barriada de chabolas en Azito, Abiyán (Costa de Marfil), antes de celebrar, hoy, el Día Mundial contra la Malaria
Varios niños juegan junto a un río contaminado en una barriada de chabolas en Azito, Abiyán (Costa de Marfil), antes de celebrar, hoy, el Día Mundial contra la Malaria - EFE

La primera prueba a gran escala de una vacuna contra la malaria tendrá lugar en tres países africanos

Unos 360.000 niños serán inmunizados durante los próximos dos años en Kenia, Ghana y Malawi

GinebraActualizado:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado, en Ginebra, que unos 360.000 niños serán vacunados contra la malaria durante los dos próximos años en Kenia, Ghana y Malawi con motivo de la primera prueba de inmunización a gran escala que tendrá lugar en África. En 2015 unas 429.000 personas murieron a causa de esta enfermedad en el continente africano.

Durante un evento organizado con motivo del día mundial de la malaria, que se celebra este martes 25 de abril, la OMS explicó que esta vacuna, denominada Mosquirix o RTS,S, ofrecerá una protección limitada por lo que tendrá que combinarse junto a otras medidas preventivas como el uso de mosquiteras impregnadas de insecticida.

La eficacia de esta vacuna, fabricada por la compañía británica GlaxoSmithKline (GSK), será probada en unos 120.000 niños menores de cinco años de cada uno de estos tres países africanos. Para poder llevar a cabo esta campaña, el gigante farmaceútico colaborará durante dos años con la organización no gubernamental Path.

Llevar a cabo este proyecto no será fácil porque habrá que convencer a los padres de los niños que serán vacunados de la importancia de esta vacuna que tendrá un ciclo diferente al de las otras vacunas tradicionales como las del sarampión o de la varicela. También existirán obstáculos logísticos ya que estos países tienen regiones difícilmente accesibles.

El Mosquirix, que recibió en julio de 2015, la luz verde de la agencia europea de medicamentos (AEM), no protege completamente contra esta infección causada por el parásito plasmodium, sino que permite reducir en un 40%, durante un periodo de cuatro años y medio, el número de episodios palúdicos.

De acuerdo con datos publicados por la OMS, la región de África subsahariana, con 90% de los casos mundiales, es la más afectada por el paludismo. Sin embargo, gracias a los esfuerzos de prevención, desde 2001, se han evitado 663 millones de casos sobre todo por el uso de mosquiteras impregnadas que protegen durante el sueño.

Según la OMS, aún queda mucho por hacer porque, en 2015, el 43% de los habitantes de África Subsahariana, más vulnerables frente al mosquito vector de esta enfermedad, potencialmente mortal, no estaban protegidos por mosquiteras impregnadas con insecticida. Además, el 69% de las embarazadas de veinte países africanos no tenían acceso a las dosis necesarias del tratamiento preventivo.