A la derecha, con el pelo rubio, María Sevilla en su asociación
A la derecha, con el pelo rubio, María Sevilla en su asociación - ABC

La presidenta de Infancia Libre se dio de baja de la Iglesia Evangélica en 2012

La Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España lamenta que se atribuyan los delitos cometidos por esta mujer a su pertenencia a esta confesión religiosa en el pasado

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

María Sevilla, la mujer detenida por secuestrar a su hijo de once años en una finca de Villar de Cañas (Cuenca), asistió durante algún tiempo a una iglesia evangélica pero se dio de baja voluntariamente en diciembre de 2012 y desde entonces no hemos vuelto a saber nada de ella. Son los datos facilitados este martes por la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (Ferede).

Esta organización también precisó que la asociación Infancia Libre, –que presidía Sevilla–, no es una entidad vinculada a esta confesión religiosa. Además lamentaron que se atribuyan los delitos cometidos por esta mujer a su pertenencia a la Iglesia evangélica en el pasado. «Los cristianos evangélicos condenamos cualquier comportamiento contrario a las leyes y a las libertades y cualquier delito contra la integridad física, psicológica y espiritual de los menores como presuntamente ha sucedido en esta caso», aseguraron en un comunicado.

La nota también subraya que «sin perjuicio de cuáles sean los delitos que se le imputen a la detenida, recordamos que la fe y práctica de las iglesias evangélicas, herederas de los valores de la Reforma protestante del siglo XVI, son contrarias a toda forma de sometimiento, alienación social, esclavismo o manipulación sectaria y, por el contrario, defienden e impulsan los valores de la libertad, la educación universal, la integración social y la participación constructiva al bien común».