La prensa gratuita busca su oportunidad en medio de la crisis

La prensa gratuita busca su oportunidad en medio de la crisis

EVA JIMÉNEZ | BARCELONA
Actualizado:

La crisis pasará y, cuando eso ocurra, habrá que estar preparado. Esta idea, manifestada por el profesor del IESE, Alberto Fernández, en el tercer y último día de las III Jornadas Internacionales de Prensa Gratuita, refleja bastante bien el espíritu de la organización, la Asociación Catalana de la Prensa Gratuita (ACPG), que ha ofrecido un programa centrado en los modelos de éxito del presente y las estrategias de futuro.

La crisis, por tanto, no se ha percibido única ni exclusivamente como una amenaza sino, sobre todo, como una oportunidad. Fernández ha puesto algunos ejemplos, como que “hoy es más fácil contratar personal, pedirle a la gente que haga algo más o estimular la creatividad”. No obstante, ha advertido de la importancia de la planificación, independientemente del tamaño de la empresa: “Los problemas de caja hay que resolverlos lo antes posible y pensar en el futuro a medio y largo plazo”.

Para ello, lo más importante, según el experto en estrategia, es pararse a pensar en qué quiero ser (objetivos), qué acciones he de llevar a cabo (acciones), qué necesito (recursos) y cómo controlaré los resultados de mis acciones (indicadores). Todo ello de una manera concreta, realista y consensuada con los miembros de la organización.

La siguiente conferenciante y gerente de ADN en Colombia, Andrea Pulido, parece haber seguido el consejo, a juzgar por la explicación detallada y precisa que ha realizado del lanzamiento del diario gratuito en el país latinoamericano, desde la idea y la fase de investigación hasta su distribución y promoción.

Medios de pago y públicos

En esta última jornada también han tenido cabida dos debates que, si bien son clásicos en el ámbito nacional, no por ello dejan de generar polémica. El primero de ellos, dedicado a El futuro de los diarios metropolitanos, se ha centrado en comparar la prensa gratuita y la de pago. El representante de Metro, Xavier Gual, ha negado que las publicaciones gratuitas posean menor calidad: “Nos ponemos el listón exactamente igual que cualquier otro diario. Tenemos el mismo nivel de autoexigencia”. Por otro lado, el portavoz de 20 Minutos, Toni Ayala, ha sostenido que ambos medios son al mismo tiempo “complementarios y competidores” y ha lamentado que ni los políticos ni la Universidad presten atención a los que se distribuyen de forma gratuita.

Las dos mujeres presentes en el debate han centrado su atención en otros aspectos. Andrea Pulido (ADN Colombia) ha informado de que en su país no existe este debate y que la clave es satisfacer las necesidades de la audiencia. Saida Antràs (Gente), por su parte, se ha expresado en términos similares: “Cada diario ha de encontrar su mercado y especializarse, tanto en contenidos como en distribución”.

La discusión Medios públicos versus medios privados también ha suscitado discrepancias, ya que un ponente ha señalado que los medios públicos son necesarios, mientras que otro ha defendido que la comunicación municipal ha de dejarse en manos del mercado. Algún asistente, además, ha criticado el nombramiento “a dedo” de los jefes de prensa de algunos ayuntamientos y ha sugerido que se apueste por un mayor rigor en la contratación, lo que redundará en una mayor profesionalidad y, por tanto, una mejor información.

La última intervención del día y de las jornadas ha corrido a cargo de Piet Bakker, profesor universitario en la Universidad de Utrecht, quien ha aconsejado dejar atrás debates estériles y ha animado a los editores de prensa de pago y gratuita a buscar formas de conseguir publicidad conjunta, tal y como se está haciendo en otros países europeos.

Apostar por las nuevas tecnologías y por los contenidos locales son otras de las sugerencias apuntadas por Bakker y que han salido a la palestra durante los tres días que han durado las jornadas y que han servido para que editores, periodistas y publicitarios reflexionen sobre sus respectivas profesiones y, cómo no, aprovechen las oportunidades; que también existen, aunque haya crisis.