Pablo Casado presentando ayer en Salamanca su propuesta en Educación
Pablo Casado presentando ayer en Salamanca su propuesta en Educación - EP

El PP quiere extender a cien mil alumnos la gratuidad del Bachillerato en la concertada

Unos 700 colegios se beneficiarían de la propuesta de Pablo Casado

MadridActualizado:

La educación se ha convertido en pieza clave de la campaña electoral y en principal motivo de enfrentamiento político. El fracaso del Pacto por la Educación impulsado por el Gobierno del PP, y al que el PSOE dio la espalda, hace imposible el consenso en esta materia. Los socialistas pusieron en el punto de mira a la educación concertada, y el Partido Popular trata de paliar, con nuevas iniciativas, el asedio de las formaciones de izquierda.

La defensa a ultranza de la educación concertada que viene haciendo el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, se acentuó ayer con una novedosa propuesta: extender los conciertos al Bachillerato. Esta es una de las medidas que forman parte del decálogo de los populares en materia educativa, que ayer presentó el líder conservador en un acto de precampaña en Salamanca.

Esta medida podría beneficiar a unos cien mil alumnos de unos 700 colegios, según los datos aportados a ABC por Luis Centeno, secretario general de «Escuelas Católicas», que aglutina al 60 por ciento de los colegios concertados. Hasta ahora, la gratuidad del Bachillerato en la concertada está consolidada en Valencia, Baleares, Navarra y País Vasco. En La Rioja se ha implantado un sistema de subvenciones a las familias de 240 euros. En el caso de Madrid, para el próximo curso se va a poner en marcha un programa de becas y ayudas en función de la renta percápita de las familias. Ésta no podrá superar los 10.000 euros por miembro de la unidad familiar si quieren acceder a 300 euros. El problema es que si la mensualidad del colegio es mayor, el centro no puede cobrar la diferencia al alumno.

«Dar un impulso»

El objetivo de esta propuesta popular es «dar impulso al número de titulados en Bachillerato», según aseguró a ABCla portavoz de Educación de esta formación política, Sandra Moneo. En la actualidad, el hecho de que el salto al Bachillerato supongo un mayor desembolso económico para las familias puede ser una causa para que los alumnos desistan de seguir estudiando a este nivel. De hecho, el 25 por ciento de los alumnos dejan el colegio al no poder pagar la cuota

Esta iniciativa forma parte de la nueva ley educativa que proponen los populares, frente a la «contrareforma educativa» que presentó el Gobierno de Pedro Sánchez días antes de disolver el Parlamento. Junto a la gratuidad del Bachillerato en la concertada, Casado también anunció una evaluación al alumno «que sea vinculante en el Bachillerato», así como un reforzamiento de la Alta Inspección Educativa. Sobre esta cuestión, el PP quiere reforzar las competencias sancionadoras para luchar contra el adoctrinamiento y garantizar la educación en castellano.

Otro de los objetivo del PP es «reforzar las materias troncales, las Humanidades, recuperar la Filosofía» y un MIR docente «que prestigie la profesión para seleccionar a los mejores profesores», entre otras propuestas.

Frente a esta bateria de medidas, los socialistas concretan su programa electoral en la ley educativa que presentaron antes de disolver el Parlamento, El Ejecutivo de Pedro Sánchez quiere eliminar el criterio de «demanda social» para abrir nuevas unidades de concertada; trasladar a las comunidades autónomas la competencia de las lenguas cooficiales; la posibilidad de aprobar el Bachillerato con una asignatura suspensa y que la Religión notenga valor académico.