Ikea Glasgow
Ikea Glasgow - Google Maps

La Policía impide un encuentro de 3.000 personas para jugar al escondite en un IKEA

Los trabajadores llamaron a las autoridades para proteger una tienda de Ikea de 3.000 adolescentes que planeaban jugar a las escondidas entre los muebles

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las autoridades fueron previamente advertidas por una fuente anónima que les pasó el enlace a un evento «secreto» en Facebook, clasificado como «el escondite más grande de Glasgow» y lograron detener la diversión de los chicos antes de que tomara lugar en el Ikea de Braehead, Glasgow (Escocia).

No obstante de esos 3.000 adolescentes, se formaron pequeños grupos de los cuales lograron colarse en la tienda, escondiéndose en las neveras y armarios, mientras que otros fueron detenidos al cruzar la puerta de entrada del establecimiento.

Los jefes de Ikea pidieron asistencia por parte de seguridad, pero no eran suficientes para poder controlar el alboroto que se había formado en la tienda gracias a los chicos. La policía escocesa se vio forzada a llamar a los refuerzos para poder controlar la situación.

De acuerdo con Rob Cooper, el gerente de la tienda de Ikea Glasgow, comento que Ikea siempre se había caracterizado de sus competidores por ser un ambiente de tranquilidad y de disfrute familiar: «La seguridad de nuestros clientes y compañeros de trabajo es siempre nuestra máxima prioridad. Ikea es el hogar de todos y no podemos permitir que se convierta en un parque de diversiones para unos jóvenes delincuentes» declaró el gerente a un medio local.

«Sabíamos perfectamente que se estaba organizando un evento no oficial de nuestra tienda en Ikea y hemos estado trabajando con la policía local para obtener apoyo, ya que no pueden entrar con esa agresividad a molestar nuestros clientes y utilizar la mercancía para sus "juegos"» comentó un superintendente, que decidió permanecer anónimo.

Según los antecedentes, los juegos del escondite han tenido ya grandes éxitos en otras grandes tiendas de Ikea y Costco, como lo fue en el año 2014 con un total de 500 personas participando en un juego en Bélgica. Al principio parecía ser una gran iniciativa, una idea brillante para alzar las estrategias de marketing e impulsar la imagen de las grandes tiendas como algo divertido y juvenil. «La compañía aprecia que la gente quiera divertirse en sus tiendas. Pero usar y destruir parte de los productos y molestar a nuestros potenciales clientes, esta estrictamente prohibido. No es que no puedan jugar, lo que no pueden hacer es interrumpir una jornada de trabajo con 3000 jóvenes» declaró el portavoz de Ikea en un comunicado de prensa.