Imagen de archivo del Tajo
Imagen de archivo del Tajo - Oscar Huertas

¿Qué es el polémico «caudal ecológico»?

Se define como «la cantidad de caudal necesaria en cada momento para sostener a los ecosistemas de agua dulce»

Actualizado:

No solo el río Tajo tiene un problema de caudales en España. La reciente sentencia del Tribunal Supremo, que ha desatado una guerra de interpretaciones sobre su repercusión en el futuro del trasvase Tajo-Segura, anuló varios puntos del Plan Hidrológico de la cuenca por no determinar los llamados «caudales ecológicos» en Aranjuez (Madrid), Toledo y Talavera de la Reina. Estos son los que garantizan el buen estado de salud del ecosistema y que deben asemejarse lo máximo posible a su patrón natural. Pero la mayoría de las masas de agua en España tampoco implementan este criterio en sus respectivas normativas. Estas son algunas de las claves que definen el «caudal ecológico»:

¿Qué es un «caudal ecológico»?

Es «la cantidad de caudal necesaria en cada momento para sostener a los ecosistemas de agua dulce, los cuales a su vez mantienen las culturas humanas», según la Declaración de Brisbane de 2007.

¿Cómo se establece?

La legislación establece que los caudales ecológicos se componen de cuatro variables: caudales mínimos, caudales máximos, tasas de cambio y caudales de crecida. Un estudio del Observatorio del Agua de la Fundación Botín, en el que han analizado los planes hidrológicos de demarcación vigentes, determina que el caudal mínimo se ha fijado en el 73% de las masas de agua de España, mientras que solo hay un 8% que cuenta con un caudal máximo, otro 8% con caudales generadores y un 4% con tasas de cambio.

¿Tiene una fórmula concreta?

Para establecer estas variables no existe una sola fórmula, que además debe ajustarse a las necesidades de cada tramo de río.

¿Por qué es tan difícil implementarlo?

«Uno de los principales motivos es que los caudales ecológicos condicionan las reservas de agua para la satisfacción de los usos existentes. Es decir, puede hacer que las asignaciones de agua para usos industriales o agrarios se vean modificadas como para poder mejorar el estado de los ríos», explica el Observatorio del Agua.