Imagen de archivo
Imagen de archivo - ABC

Polémica en Italia tras anularse la obligatoriedad de las vacunas

A pesar del aumento de sarampión, la coalición populista y antisistema en el gobierno impone su criterio

Amenazado el virólogo más famoso de Italia por una madre que dice que «los niños se inmunizan jugando con la tierra»

Corresponsal en RomaActualizado:

Está creando gran polémica en Italia la decisión del gobierno populista de retrasar un año la obligatoriedad de la vacunación de los niños para inscribirse en las guarderías. La obligación había sido introducida por el anterior gobierno en julio del 2017 y no lo hizo por capricho, sino por una exigencia muy concreta: En los seis primeros meses de ese año los casos de sarampión fueron 2.700. El aumento de la epidemia ha sido llamativo. En total, el año pasado hubo 5.000 casos de sarampión, frente a los 870 de 2016. Pero en los dos partidos que gobiernan, la Liga y Movimiento 5 Estrellas, hay una fuerte corriente contra la vacunación obligatoria. Esta posición extremista es la que se ha impuesto en el gobierno que elaboró una ley, aprobada por el Senado, para retrasar un año la obligación del certificado de vacunación para acceder a la escuela infantil. En la votación se registró un caso llamativo: Elena Fattori, bióloga, del Movimiento 5 Estrellas votó contra la decisión de su partido: «Por mi historia personal, profesional y de madre, no puedo hacer otra cosa que expresarme con un indignado voto contrario a la ley que retrasa la obligación de la vacunación».

Medida grave e irresponsable

La oposición y colegios médicos han calificado la decisión del gobierno como una medida muy grave e irresponsable, porque pone en riesgo la salud de los italianos. La anterior ministra de Sanidad, Beatriz Lorenzin, considera que existe el peligro de «nuevas epidemias para varias enfermedades; la epidemia de sarampión no ha terminado y siguen los ingresos en los hospitales».

Es larga la tradición extremista de Liga y Movimiento 5 Estrellas contra las vacunas. El líder de la Liga, Matteo Salvini, ministro del Interior, afirma que establecer diez vacunas obligatorias es «inútil y a veces peligroso». Giulia Grillo, ministra de Sanidad, del Movimiento 5 Estrellas, apoya la vacunación, pero considera que las reglas actuales son demasiado restrictivas.

En algunas regiones se plantean hacer una ley propia para hacer obligatoria la vacunación. El presidente de Campania, Vincenzo de Luca, ha calificado al gobierno de «irresponsable»: «La posición del gobierno es grave, porque al continuar con una posición ideológica y propagandística, dentro de poco se puede llegar incluso a que aparezca la poliomielitis».

Virólogo amenazado

La polémica sobre las vacunas viene de lejos y ha vuelto a reavivarse con la decisión del Senado. Roberto Burioni, un prestigioso virólogo con 35 años de investigación en vacunas, se ha convertido en uno de los personajes más amados y más odiados de Italia, por su lucha a favor de las vacunas. En estos días ha vuelto a ser amenazado. «Me han comparado con Hitler, con Goebbels, y seguidor de satanás», afirma el doctor Burioni. Una madre, Alessandra Piastra, que se dice «informada» sobre vacunas, le ha mandado una carta amenazadora: «Sé que vas al mar, espero no encontrarte, deseo vivamente que te ahogues». Según ha contado el propio virólogo, Alessandra Piastra le explicó así, en un debate en una televisión local, su alocada teoría contraria a la vacunación: «Los niños no tienen necesidad de ser vacunados porque se inmunizan jugando con la tierra».

Para muchos analistas, la decisión del gobierno sobre las vacunas es consecuencia de una mezcla, en la Liga y Movimiento 5 Estrellas, de ideología y populismo, un peligroso extremismo porque supone jugar con la salud de los ciudadanos.