La mitad de la población mundial vive en ciudades
La mitad de la población mundial vive en ciudades - ABC

La población crece solo en las grandes ciudades

El número de habitantes en los núcleos urbanos se duplicará en la próxima década. El reto es hacer de estas grandes urbes lugares sotenibles, inclusivos y seguros

Madrid / Corresponsal en Pekín / Corresponsal en MéxicoActualizado:

El fenómeno de la «España vacía» no es un caso aislado. Nuestro país crece en las grandes ciudades, sin que ninguna de ellas (Madrid, Barcelona...) llegue a ser todavía una megalópolis o meagurbe (aglomeraciones urbanas de más de diez millones de habitantes). Pero la despoblación del medio rural es un fenómeno preocupante para Naciones Unidas a nivel planetario, que ya dio su voz de alarma en uno de los últimos informes de su programa ONU Hábitat. En dicho documento, presentó una proyección que habla por sí sola: si a día de hoy, más de la mitad de la población mundial vive en ciudades de más de 300.000 habitantes, en el año 2050 el porcentaje alcanzará el 70%. Un siglo atrás, en 1950, solo lo hacía un 30% de la masa poblacional.

Dentro de esa misma proyección se pronostica también que, para 2030, en las 600 ciudades más dináminas del planeta se generará casi el 80% del PIB mundial. Así que la Agencia pone sobre la mesa el desafío que todo ello plantea: hacer de esos descomunales núcleos urbanos lugares sostenibles, inclusivos y seguros. En definitiva, habitables.

Existen las salvedades. No todas las urbes están viviendo el mismo proceso. Según describen demógrafos como Alejandro Macarrón, la tendencia es la de las grandes concentraciones urbanas, pero, ciudades como Londres, donde conviven más de 8 millones de almas, ven cómo cada vez se engordan más sus áreas metropolitanas (unos 14 millones) y el medio rural más cercano en detrimento de su centro financiero.

Economía de la aglomeración

En cabeza de las mayores megalópolis del planeta siguen situándose ciudades asiáticas como Tokio (con más de 37 millones de habitantes), Shanghái y Yakarta (más de 30 millones), aunque el informe del Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Urbanos asegura que el fenómeno se va a multiplicar en países en vías de desarrollo, que verán cómo se duplica su población urbana en la próxima década.

Si en el año 1995 eran 14 las megaciudades del globo, en 2015 había ya 29 y para 2025 serán más de 40, como la sudafricana Johannesburgo, que está a punto de alcanzar la cifra récord de los 10 millones.

El Premio Nobel de Economía, Paul Krugman, ha dado nombre a una de las consecuencias que se derivarán de este ensanchamiento del mundo solo por las grandes ciudades: es la llamada «Economía de la Aglomeración», que supone que el valor añadido del empleo crece más cuanto mayor es el tamaño de la ciudad. Ello ha provocado que nuevos ricos y personas extremadamente pobres convivan dentro de estos enjambres que son el símbolo de la urbanización acelerada del siglo XXI y que el planeamiento urbanístico sea la asignatura pendiente en todos ellos.

12
  1. Jing-Jin-Ji, la metrópolis del futuro

    ABC

    Con más de 1.400 millones de habitantes, el 60% de la población china vive ya en las ciudades. Toda una revolución social para un país, el más poblado del mundo, donde más de la mitad de sus habitantes vivía en el campo hasta 2011. Gracias al extraordinario crecimiento económico que ha traído la apertura al capitalismo iniciada hace ya cuatro décadas, China ha pasado de ser una sociedad eminentemente rural a una de carácter urbano, tendencia que no hará más que crecer en el futuro. Tiene 65 ciudades que rebasan el millón de habitantes y 360 con entre 100.000 y un millón, que crecen cada día por la llegada de campesinos que emigran de sus pueblos en busca de una vida mejor.

    Tras el gigantesco municipio de Chongqing, que se sitúa al suroeste de China y donde viven 30 millones de personas, las urbes más pobladas son Shanghái y Pekín, con más de 20 millones de habitantes. Debido a la atracción migratoria que ejercen, las autoridades han puesto límites para que su población no siga subiendo. Mientras Shanghái no pasará de 25 millones de habitantes en 2035, Pekín «solo» tendrá 23 millones en 2020. Eso significa que la capital de China tendrá que echar a un buen número de sus residentes, como ya hizo el pasado noviembre con miles de emigrantes rurales que vivían en infraviviendas en sus suburbios.

    Para reducir y distribuir la población de Pekín, las autoridades están trasladando sedes gubernamentales al suburbio de Tongzhou, al este, y tienen previsto construir una nueva capital administrativa y económica en Xiongan, a 100 km al suroeste. Además, Pekín se expandirá por una gigantesca zona metropolitana que llegará hasta la vecina ciudad costera de Tianjin, que suma una población de 14 millones de personas a 140 km de distancia, y a la provincia de alrededor, Hebei, que cuenta con una superficie de 187.700 km2 y 73 millones de habitantes.

    Ciudades-dormitorio

    En total, dicha megalópolis tendrá una población de más de cien millones de personas y ocupará 215.000 km, casi la mitad de España. Denominada Jing-Jin-Ji (por los caracteres finales en mandarín de Beijing y Tianjin, así como por el nombre tradicional de Hebei), dicha zona es un proyecto largamente acariciado por las autoridades chinas que el actual presidente, el ambicioso Xi Jinping, quiere impulsar como uno de los logros de su mandato.

    El objetivo es descongestionar Pekín, reforzar su papel como capital del país y repartir sus servicios por las zonas limítrofes. Además, saldrán de la ciudad unas 1.200 empresas, entre ellas las más contaminantes y las que requieren mayor número de empleados, con el fin de reducir la polución y aligerar el tráfico. Como buena parte de los pequineses viven en ciudades-dormitorio a las afueras y tardan varias horas en llegar al trabajo cada día, el plan consiste en trasladar a dichas zonas servicios como mercados, hospitales y universidades. Para lograr su integración, todas estas áreas estarán comunicadas por redes de autopistas y trenes de alta velocidad como el que ya une, cada diez minutos, Pekín con Tianjin en apenas media hora.

    Tráfico

    «Los mayores problemas serán el tráfico, la contaminación y la coordinación de las industrias. Para solucionarlos, hay que planear el desarrollo de la ciudad a 30 o 40 años vista», explica a ABC Xia Haishan, director de Planeamiento y Diseño Urbano en la Universidad de Jiaotong, durante un coloquio sobre megaciudades en el Instituto Cervantes de Pekín. A su juicio, «los recursos están concentrados en la capital y hace falta una planificación para desarrollar ciudades vecinas».

    Todos estas medidas pretenden luchar contra la bautizada como «enfermedad de la gran ciudad», o cúmulo de problemas por la superpoblación que hacen que las megalópolis chinas sean «invivibles»: tráfico congestionado a todas horas, contaminación tan espesa que eclipsa el sol tras una nube tóxica, transportes públicos abarrotados y escasez de servicios como la educación y la sanidad. A todo ello hay que añadir la carestía de vida por el crecimiento económico y un desarrollo cada vez más inhumano.

  2. Ciudad de México, un caos por la falta de planificación

    Ciudad de México es la megalópolis más poblada de América Latina
    Ciudad de México es la megalópolis más poblada de América Latina - EFE

    Ciudad de México es la megalópolis más poblada de América Latina. Con más de 20,1 millones de habitantes, es, junto a Nueva York, la ciudad con mayor número de personas desde Alaska hasta el punto más meridional de la Patagonia. Su elevada población combinada con la falta de planificación e ineficientes infraestructuras provocan que la capital de México sea un caos para el transporte diario y para el abastecimiento de agua en las áreas más deprimidas de la urbe provocando que la vida diaria de sus habitantes sea hostil.

    El transporte público en la ciudad es insuficiente. La red de metro tiene una longitud de 226 km, mientras que la de Madrid alcanza los 294 km, a pesar de que la población de la capital de España es cuatro veces menor. Por ello, millones de defeños prefieren utilizar sus vehículos particulares para sus desplazamientos en busca de un transporte cómodo y seguro. Así, el número de vehículos matriculados ha pasado de tres millones a más de cinco millones en los últimos 25 años, lo que ha empeorado significativamente la calidad del aire en la ciudad y obligado a las autoridades a poner restricciones al tráfico en los días que hay una contaminación elevada.

    Abastecimiento

    México es una laguna. La megalópolis se asienta en el llamado Valle de México, un área rodeada de montañas que atrapan los 56,2 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) que cada día emiten los vehículos que transitan por sus calles. Junto al tráfico rodado y la polución, el abastecimiento de agua es un problema verdaderamente acuciante. De hecho, los vecinos de la colonia San Andrés Tomatlán, por ejemplo, han estado durante semanas sin suministro de agua potable. Según los datos del Inegi, el equivalente mexicano al INE, Ciudad de México tenía una población de 3,1 millones de habitantes en 1950. En 1995 eran 8,9 millones de personas, sin contar los más de 11 millones de habitantes que viven en los alrededores del antiguo distrito federal.

    Al igual que ocurrió en España, millones de personas emigraron entre la década de los 50 y los 80 a las grandes ciudades en busca de oportunidades laborales. La capital aglutina casi un 20% de todo el PIB del país, una vibrante economía que atrae a millones de extranjeros que emigran de todas partes de América, Asia y Europa.