El propósito de la iniciativa es promover los hábitos saludables y sensibilizar a la población

La playa palmesana de Cala Estancia será la primera sin humo de Mallorca

El Gobierno balear ha puesto en marcha este verano una red de arenales en los que no se puede fumar

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La playa palmesana de Cala Estancia, ubicada en la zona turística de Can Pastilla, ha pasado a ser la primera playa de Mallorca en la que no se podrá fumar, después de que el Ayuntamiento de Palma se haya adherido a la red de «playas sin humo» puesta en marcha este verano por el Gobierno balear. En breve, se sumarán dos arenales más a esta iniciativa, el de Cala Anguila, en el municipio de Manacor, y el de Sant Joan, en el municipio de Alcudia.

La consejera de Salud, la socialista Patricia Gómez; el consejero de Medio Ambiente, el ecosoberanista de MÉS Miquel Mir, y la regidora de Sanidad del Ayuntamiento de Palma, la socialista Elena Navarro, visitaron este miércoles la playa de Cala Estancia y recordaron que el propósito de la citada iniciativa es promover los hábitos saludables y sensibilizar a la población sobre la importancia de no dejar residuos en los espacios naturales. Asimismo, animaron a los consistorios costeros de Baleares a adherirse de forma voluntaria a la red de «playas sin humo», impulsada por la Dirección General de Salud Pública del Govern.

«El objetivo es ampliar los espacios libres de humo en nuestra Comunidad y que la gente sea consciente de la importancia de abandonar un hábito perjudicial y adoptar un estilo de vida saludable», destacó Gómez. Asimismo, indicó que esta medida evitará el peligro que suponen las colillas para los niños pequeños que juegan en la arena, ante el riesgo de poder tragárselas accidentalmente. Por su parte, Mir incidió en la repercusión positiva que la red de «playas sin humo» puede tener en el entorno natural, ya que las colillas son el residuo más abundante de la basura marina, incluso por delante de los plásticos. Además, una sola colilla puede contaminar hasta ocho litros de agua.

El proyecto piloto que el Gobierno balear ha puesto ahora en marcha es voluntario. Además, los ayuntamientos pueden decidir qué parte de su litoral se adhiere a la nueva red. Así, los espacios acotados en los que no se podrá fumar podrán ser tanto playas enteras como tramos concretos de determinadas playas. Los consistorios tendrán que velar para que en dichos lugares no se fume, si bien la Policía Local de cada municipio no podrá sancionar a los fumadores, ya que por ahora no hay en Mallorca ninguna ordenanza municipal que prohíba fumar en las playas.